20060620144105-corazon.jpg

    Tras ver un documental en televisión sobre el corazón se sumió en una profunda angustia al pensar que una máquina tan perfecta podía detenerse por un simple fallo en todo aquel engranaje. Aún fue peor cuando, un día, notó que el suyo podía, además, detenerse por una simple mirada.     

     Aquella nueva camarera, joven y hermosa, no comprendía por qué, ese hombre tan educado cuando ella se le acercaba para tomarle nota de la consumición, mantenía siempre los ojos cerrados.