20060712134739-escribiendo.jpg

       Hace unos cuatro años la lectura de algún que otro libro despertaron en mi interior el gusanillo de la escritura. Y así, con mayor o menor torpeza, me puse a ello con tesón. En este tiempo he leído mucho al respecto, hice un estupendo taller literario y sobre todo no he parado de escribir, a veces con ganas, otras con despiste, unas experimentando, otras intentando copiar estilos...pero siempre escribir y escribir, sea en papel o en el pc, disfrutando.

       ¿A qué viene esta mirada hacia atrás a mi afán de escribir? A que ayer por la noche recibí un correo electrónico que me llenó de satisfacción, en un concurso literario al que se han presentado 179 relatos, tras el primer premio han dado dos menciones de honor, una de ellas a uno de mis relatos. Económicamente no me supone un céntimo de euro, pero eso es lo de menos, prefiero saber que un jurado objetivo ha constatado que uno de mis relatos pueda tener una cierta calidad literaria. Sí, ya sé que esto es mirarme un poco el ombligo, pero que mejor que compartir con vosotr@s, los que asomáis la cabeza de vez en cuando a este vuestro rincón, mi primera alegría literaria. En definitiva siempre he entendido que mi blog es el lugar donde ejercito mi gimnasia cotidiana de retozar con las palabras y l@s que me leéis sois mis primeros lectores.  Gracias a vosotr@s por leerme y a much@s de los que con vuestros consejos o comentarios me estimuláis a que el teclado no le salgan telarañas. Esto es como un pequeño empujón para seguir escribiendo que es gerundio.