20060819161428-eldecimohombre.jpg

  Siempre es sorprendente la forma en que nos interesamos por un determinado libro. En esta ocasión el anuncio de una reedición de este título me hizo  buscarlo, me sonaba, por las estanterías más ocultas de mi biblioteca, hasta que lo encontré en una edición de 1985. Es de esos títulos que me resultaba muy conocido pero que nunca había leído.

    El argumento arranca en una prisión alemana durante la segunda guerra mundial. En su interior hay diez reclusos. Un oficial les avisa que tres de ellos van a ser ejecutados pero será ellos quienes elijan a los tres condenados. Sortean tan nefasto premio pero uno de los que le toca se niega a seguir su suerte y ofrece su casa y sus riquezas, todo lo que tiene, a quien ocupe su lugar en el cadalso. Uno acepta con tal de que todo ello pase a su madre y hermana cuando él muera.

     Tras terminar la guerra aquel hombre que sobrevivió, ahora pobre y  con esa muerte sobre sus espaldas, sin saber muy bien donde dirigirse va a su antigua casa, donde ahora viven los familiares del muerto y allí se presenta como uno que conocía toda la historia porque era uno de los presos. Este libro es una reflexión sobre la actuación humana cuando se somete a la persona a condiciones extremas.