20060914201122-interior.jpg

     Hoy te encontré agazapada en lo más recóndito de mí. Intenté rodearte con mis brazos pero te volatilizaste entre ellos estallando en sonoras carcajadas.

    Sigo triste y aún más solo, si cabe, pero ahora, además, me retumban los oídos.