20090327223521-elmanuscrito-de-piedra.jpg

   Una interesante intriga, ambientada en 1497, es la que nos propone el profesor de Literatura Luis García Jambrina, autor de esta novela. El protagonista es Fernando de Rojas, el autor de la Celestina, que es un estudiante universitario al que la fuerza de las circunstancias le obligan a dedicarse a la investigación de unos extraños crímenes que suceden en la ciudad de Salamanca.

    El autor nos retrata esta Salamanca que está abandonando la Edad Media, una ciudad a la que la Universidad la dota de importancia y en este ambiente hay pugnas entre los distintos grupos de poder políticos o eclesiásticos y aparecen los miedos de unos conversos ante una Inquisición que actúa de manera taxativa. Entramos con el protagonista en conventos y tabernas, residencias de estudiantes y mancebías, pero sobre todo nos introducimos en ese submundo a la vez físico y esotérico que tiene su entrada por la Cueva de Salamanca. La intriga atrapa y a través de sus páginas podemos reconocer muchos trozos de esa antigua Salamanca que aún perviven en la actualidad