20100516210015-cuentos-aligeros.jpg

    Ya hablé de este volumen cuando me anunciaron que uno de mis microrrelatos iba a ser publicado en él, pero ahora ya lo tengo en mis manos. Siempre es grato encontrar las ideas, que salieron de dentro de uno, aterrizadas en forma de letras negras sobre una página blanca de papel y sabiendo que van a llegar a todo aquel que abra este libro y se sumerja en su interior.

     Este libro de la Editorial Hipálage es un libro vivo, el género del microrrelato es ágil y el hecho de que sean trescientos veintisiete personas distintas las que han plasmado algo de sí, hace que los relatos tengan una gran variedad, como un gigantesco fresco creado por pinceladas muy diferentes. Es posible abrirlo por cualquier sitio, el texto con el que nos encontremos,sea de dos lo de treinta líneas siempre tiene su final más o menos redondeado. A mí me ha pasado que me ha enganchado y cuando me ponía a leer y terminaba uno de ellos, tenía que pasar al siguiente a ver si la nueva aventura que me proponía era más apasionante que la acababa de leer.