20100704173018-libro-2.jpg

     En su última novela Jesús Maeso, con esa deleitante prosa a la que nos tiene acostumbrado, nos introduce en la corte del rey Alfonso X el Sabio.

      El rey Alfonso aspira a convertirse en emperador y entre las alianzas que realiza hay una con el rey Haakon de Noruega, por la que éste envía a su hija para casarse con uno de los hermanos del rey. El protagonista de la historia no va a ser el rey sino Beltrán Sina, un médico de almas (sicólogo), que formará parte de la expedición castellana que irá a Noruega a traer a la corte a la princesa Cristina. En este ajetreado viaje de ida y vuelta tardará más de un año, en el que llegará a enamorarse de la princesa. Una hermosa historia de amor imposible, que atraviesa toda la narración, porque en aquellos tiempos la relación entre una noble y un plebeyo podía conducir a éste inexorablemente a la muerte. No fue el caso de Beltrán, aunque si estuvo preso de las terribles mazmorras del rey de Granada.  Las intrigas se suceden no sólo a nivel cortesano, sino a nivel internacional y caudales de oro circulan buscando apoyos políticos.

      Los sustantivos empleados por el autor enjaezados con variedad de adjetivos, son muy capaces de revivirnos el ambiente de la Edad Media y hasta parece escuchar los cascos de los caballos que se nos acercan. Esta historia amorosa, intrigante, aventurera con visos de histórica, no puede por menos de atrapar en su lectura.