20100725144831-el-blog-del-inquisidor.jpg

   Un libro diferente a lo que tengo acostumbrado leer de Lorenzo Silva, en el que internet tiene un papel fundamental, ya que gran parte del libro es usando el género literario del chat, que recuerda a aquellas obras de teatro donde sólo había diálogos. La diferencia respecto al teatro es que en estos diálogos es fundamental el uso del ordenador y otra cosa fundamental: los interlocutores están muy distantes en el espacio y no se ven los ojos... 

    Una historiadora escocesa encuentra un blog en internet que se llama Cuaderno del inquisidor. Habiendo investigado sobre el Tribunal del Santo Oficio este blog le llama la atención. En él se hace referencia a un proceso acaecido en el siglo XVII. Ella se pone en contacto con el autor y entre los dos, manteniendo las distancias, se establece una cierta corriente de simpatía.

    Aunque a veces el lenguaje se hace complicado por el uso de términos poco habituales y del ámbito judicial, la historia llega a enganchar.

"Busqué una historia ajena porque no tengo la naturalidad que tú tienes para hablar de mis propias cosas. Un día me dijiste que eso quería decir que me avergonzaba de lo que había sido o había hecho y no te lo negué. Es una de las razones que me mueven a ser reservado con lo que a mí se refiere y a preferir ocuparme de las andanzas de otros. Pero no la única. Quizá tampoco la principal. Podríamos discutir qué sentido tiene contar una historia: mal mirado no es más que gastar o perder el tiempo, limitado, que podamos destinar a vivir."