20100831174439-scarpetta-patricia-d.-cornwell.jpg

           Una nueva novela de Patricia Cornwell, que constituye la número 16 de las que tiene como personaje principal a la forense Scarpetta, que esta vez además le da título a la aventura. La protagonista puso de moda en la literatura la patología forense, mucho antes de que nos enteráramos lo que era el CSI. Me ha gustado mucho la forma de elaborar esta trama y me ha reconciliado con la autora, sobre todo después de que en el último que leí no me quedé con buen sabor de boca. A los que somos seguidores de esta saga, ya nos resultan conocidos los personajes, y nos gusta, en una aventura tras otra, el volver a reencontrarnos con ellos y participar de una evolución que hace que siendo los mismos de hace unos años, se reconozca en ellos esa madurez o desilusión que va imponiéndoles el paso del tiempo.

            Ese retrato bien realizado de los personajes, donde tras tantos años son inevitables los roces y contactos frutos de su historia común,  junto con un buen argumento y aderezado por las nuevas tecnologías, hace que la historia atrape desde el principio. En este caso es una mujer que sufre de enanismo la que ha sido salvajemente asesinada. Sospechan de su novio, que también tiene enanismo, pero no tienen pruebas. Cuando lo van a interrogar, éste se niega a decir nada mientras no hable personalmente con Kay Scarpetta. La investigación la dirige la fiscal de Nueva York, Jaime Berger, que la  llama para el caso. Además de Scapetta, estará el policía Pete Marino, a quien una oscura historia le une, su sobrina Lucy y su marido Benton y la historia se complica cuando en la casa de enfrente se comete otro asesinato. La autora va incluyendo alternativamente distintas escenas, que complementándose atrapan la atención del lector que no “descansa” hasta llegar al punto final de la historia.