20110104205438-3enero.jpg

   No exagero si digo que hace más de treinta años que sigo la trayectoria de José Luis Cortés en el mundo del comic religioso, donde este sacerdote malagueño es un verdadero artista. Las viñetas de Cortés son tiernas y a la vez honda, haciéndonos reflexionar. He leído todos sus libros desde aquel "Qué bueno que viniste" del año 1976, un original acercamiento a los evangelios de la infancia o ese que tanto me impactó en mis años jóvenes de "Francisco el buenagente", la historia de San Francisco de Asís en dibujos. 

   Me alegró el enterarme de que ahora dibuja, ya jubilado en una editorial, desde hace algo más de un mes una viñeta diaria en Periodista digital, en un blog llamado Hermano Cortés en el que su dibujo expresa más de mil palabras. Aconsejo de vez en cuando acercarse por él y saborear el mensaje que nos transmiten esos dibujos que no nos dejarán indiferentes.