20110825195317-anoche-sone-contigo.jpg

          Esta es la historia de dos mujeres, Olga y Mari Loli, muy diferentes en algunos aspectos, formación y estatus, pero muy semejantes en esas dudas que acompañan a toda mujer en alguna época de sus vidas.

         Olga, bióloga, a punto de cumplir la cincuentena y con dos hijos adolescentes, al regresar a casa tras una expedición en el Hespéride, nota extraño a su  marido, cargado de un cierto embobe y de una nueva estética.

         Mari Loli trabaja de cajera en un supermercado, de 37 años, una hija de guardería y dos hijos adolescentes, observa como su marido con la excusa de pedidos que tiene que hacer con el camión se ausenta cada vez más de su casa.

         Tanto una como otra acusan la íntima frialdad de sus maridos y empiezan a sospechar de la infidelidad de los mismos. A través de las letras, cuando las protagonistas reflexionan o hablan con sus amigas nos llegan sus dudas sobre la infidelidad ajena, que van tornando a ese sentimiento entre miedo dudoso y gustosamente osado ante la posible propia infidelidad.

         Nos aparecen retratadas sus vidas cotidianas, con sus lamentos, en ocasiones silenciosos, y sus expectativas que las hace volar más allá de la realidad y, en el fondo, sobrevivir, más allá de lo que imaginaban. Aunque son dos historias totalmente diferentes, en algunos momentos de la narración, la escritora juega con nuestras protagonistas y se relacionan levemente en el transcurso de sus historias.

         Su autora Gemma Lienas, autora de novelas tanto para jóvenes como para adultos entra aquí en la intimidad de dos mujeres para hablarnos de la mujer.