20111117205722-las-huellas-imborrables-9788415120292.jpg

     Quinto libro de la escritora sueca Camilla Läckberg y con el que poco a poco se va haciendo un hueco en mis gustos literarios. Sus personajes van evolucionando desde su primer libro: La princesa de hielo. No sólo sus protagonistas, Erica y Patrik, sino todo ese grupo que se mueve en torno a ellos y que en cada libro van quedando, cada vez, más perfiladamente caracterizados.

     En esta ocasión los asesinatos en poco tiempo de dos ancianos, conducen a una antigua y oscura historia, que ocurrió en aquel mismo lugar sesenta años antes. Una de las protagonistas fue la madre, ya fallecida, de Erika, con lo que ella se dispone de forma especialmente activa a intentar averiguar lo que ocurrió. Patrik se toma el descanso de paternidad para ocuparse de su hija pequeña, pero le cuesta estar ajeno a su habitual trabajo policial y hace más de una visita a la comisaría llevando a su hija.

     Para mí, hasta ahora, el que más me ha gustado de toda la serie. Conduce la trama con habilidad a pesar de narrar dos épocas diferentes y con esa habilidad para cambiar de escenario en los momentos más emocionantes, lo que en ocasiones puede poner nervioso al lector, pero a la vez dilata la intriga.