20120422212351-la-fuente-y-la-muerte.jpg

    Hace unos años le escuché a Pedro Sevilla, recitar alguno de sus poemas, pero no sabía que escribía otro tipo de cosas. Por eso me sorprendió cuando la biblioteca anunció para el próximo jueves la presentación de este libro, que son unas memorias. Tuve curiosidad por este libro y empecé a leerlo, sorprendido por que nada más comenzar me vi atrapado por la prosa tan envolvente y especial del autor y sabía, como asi ha sido, que no pararía hasta terminarlo.

"Estoy sintiéndome crecer en el vientre de mi madre, flotando en un universo cálido y cerrado. Siento cómo me divido, cómo me abro en dos y tengo mucho miedo. A través del cordón umbilical, además de la alimentación, nos llegan las querellas de fuera, las mezquindades del mundo, y se nos inocula la angustia de los nuestros, porque mi madre tiene miedo y yo, dentro de ella, mientras me voy formando y dividiendo, voy impregnándome de ese desazonador sentimiento que no ha de abandonarme nunca. No lo recuerdo, pero siento que no quiero salir de ese mundo cerrado y entrañado, de ese cómodo envoltorio." 

      Pero sale de ese envoltorio que es el seno materno y nos relata su vida infantil en su pueblo Arcos de la Frontera, en la sierra gaditana, donde nació en 1959. Retratamdp la vida rural de entonces con aquellos personajes y rituales de la infancia tan peculiares. Aquellas mujeres fuertes que conducían las familias y esos hombres jornaleros y callados a los que había que llamar de la taberna para que fueran a cenar. Su corta experiencia en Barcelona trabajando, sus enamoramientos y como la vida lo fue apartando de aquel trabajo jornalero, pero sin nunca perder sus raíces. Me ha llamado la atención cómo viviendo yo esos mismos años en ciudades que sólo están separadas por cuarenta kilómetros, nuestras experiencias infantiles son tan diferentes.

      Nos va relatando todo con una mirada aguda de la realidad, esa mirada que saliendo del interior del escritor, siempre da a los hechos mas viveza y autenticidad que si los estuviéramos grabando con una cámara. Quizás las cosas no fueron exactamente como las cuenta, pero cómo él dice "prefiero la memoria literaria, la recreación del pasado a través de la poesía o de la prosa, que el soporte documental de un cartón con una imagen".

        Es un libro que atrapa, evoca, hace soñar y emociona. Quizás no sean ni una editorial ni un autor conocidos, pero si tienes la oportunidad de que este libro llegue a tus manos estoy seguro de que no te decepcionará su lectura.