20120522212149-las-ramblas-578x438.jpg

      Aprovechando la feria de aquí, hemos viajado a conocer Barcelona. Me ha gustado el pasear por sus calles y avenidas a pesar de que en algunas costaba dar un paso. Me he detenido en rincones coquetos y sorprendido en dulces museos...hasta de xocolata. He disfrutado de sus paisajes, sus edificios de curvas imposibles y de los rayos luminosos que tras atravesar las coloridas vidrieras acariciaban las centenarias piedras de sus iglesias. He pasado calor, el viento frío azotó mi cara y me he mojado bajo la lluvia. Siempre es bueno el ampliar horizontes, contactar con gente distintas y descubrir que el mundo se extiende más allá de la estrechez de nuestros habituales ejes de referencia.

Además tuve la oportunidad de en una calle tropezarme, reconocer y saludar a Angela Becerra, una de las escritoras que más me gusta y de la que he leído cuatro de sus libros: De los amores negados, Lo que le falta al tiempo, El penúltimo sueño y Ella que todo lo tuvo. Fue uno de los bonitos regalos de este viaje.