20130128230333-bajo-el-cielo-de-dublin.jpg

    Primer libro que leo de la escritora irlandesa Maeve Binchy, fallecida hace unos meses en julio del 2012 a la edad de 72 años. Una de las escritoras irlandesas más leídas y traducidas. Nacida en Dalkey comenzó trabajando primero como maestra y luego como periodista. La primera de sus dieciséis novelas la publicó en 1982. Una de ellas, Círuclo de amigos, fue llevada al cine. Esta novela es la última que publicó en 2010.

Este libro ha sido para mí una grata sorpresa. La narración es en tercera persona, salpicada de ágiles diálogos, donde no hay un protagonista sino un conjunto de protagonistas, cuyas historias se van trenzando hábilmente a lo largo de las páginas, a medida que nos van atrapando las letras.

Emily, un personaje que gusta a la fuerza, viene de los Estados Unidos a conocer a su familia de origen en Irlanda. Se va a alojar un tiempo en casa de sus tíos y la visita de aquella desconocida influirá de una manera fundamental en aquella familia y en el barrio de Dublín de St. Jarlath´s Crecent que es donde se va a desarrollar la historia. Por otro lado Stella a punto de morir le dice Noel, primo de Emily, que cuide de su hija Frankie, ya que quedó embarazada de él en una antigua noche de juerga. Cuando Frankie nace, Noel inicia una transformación se apunta a alcohólicos anónimos y se pone a estudiar, para tratar de ser un buen padre. Le ayudará Lisa una delineante que se marcha de su casa y está enamorada de un cocinero que no le hace demasiado caso. 

    La recreación de los muchos personajes, realizada con habilidad,  nos anima a proseguir la lectura. Participamos de sus alegrías, de su afán de superación ante las dificultades incluso de sus desgracias, pero que ni siquiera éstas se viven como una tragedia.  Los acontecimientos de desarrollan en Dublín, algunas pinceladas recrean esa ciudad, pero que podría ser cualquiera. Imposible no sentirse animado por ese conjunto coral al que uno le gustaría pertenecer, donde se ayudan, se apoyan y se esfuerzan en conjunto por avanzar cada día. Me he quedado con ganas de leer algún libro más de esta autora.