20130307211043-niebla-roja-premio-internancional-de-novela-negra-2011-9788490061350.jpg

    Al fin he leído el último libro de la serie, el diecinueve de la forense Kay Scarpetta, publicado en España hace ya un tiempo. Fue premio internacional de novela negra RBA 2011. He esperado a leerlo a que se publicara el anterior Port Mortuary y he hecho bien porque de no haberlo leído antes que ese, me hubiera costado entender la trama en la que se desarrolla éste, ya que la historia y personajes del anterior tienen un papel decisivo en esta historia.

En esta ocasión la forense Kay Scarpetta hace un viaje a Savannah para entrevistarse con una presa que está aislada en la cárcel y que es madre de la que en el libro anterior pretendió asesinarla. En esa misma cárcel está Lola Daguette que ha sido condenada a muerte por el asesinato de un matrimonio y sus dos mellizos. Cuando sale de la cárcel, tras un mensaje secreto de Jaime, la exfiscal de Nueva York, acaba cenando con ella y descubre que también está su compañero de fatigas Pete Marino y que todo este viaje ha sido preparado por Jaime, que tiene pruebas de que Lola no fue la asesina de aquella familia. Pero los acontecimientos se van precipitando, empiezan a ocurrir extrañas muertes, todas relacionadas y alguna bastante lejos de las otras,de tan extraña manera que su causa no es fácil detectarlas en las autopsias. Y lo que iba a ser una rápida visita se convierte en una estancia más larga ya que se dispone a colaborar con las autoridades locales en la resolución de esos crímenes.

        Un relato mucho más interesante que el anterior, Port Mortuary, con hábil resolución y un argumento que interesa a intermitencias, pero que no me ha enganchado como otros libros de esta serie.