20130526140233-los-vigilantes-del-faro.jpg

    Varias semanas sin publicar, no porque no haya leído sino porque me puse a leer un libro, del que tenía buenas referencias, pero su lectura se me hacía cada vez más errática y difícil hasta que, al fin, tomé la acertada decisión de dejarlo. Entonces me puse a leer el último publicado de la escritora sueca Camille Läckberg.

     Los vigilantes del faro es una novela que sabía que, sin duda, me iba a gustar, ya que se trata del séptimo episodio de una serie de novelas en las que destacan siempre los mismos protagonistas Erika una escritora casada con Patrik el inspector de policía, que viven en una población sueca de nombre impronunciable: Fjällbacka. Un pueblo de pescadores con sólo 1000 habitantes en invierno y que deben estar encantados de que su nombre haya sido conocido por todo el mundo, por los crímenes de "ficción" de esta escritora.  En torno a los dos protagonistas hay todo un grupo de personajes: la familia de Erika, los compañeros de la comisaría de Patrik, que se van haciendo conocidos y configurando un interesante universo.

En esta novela una antigua compañera de Erika, Annie, se instala con su hijo en la isla de Gråskär, la isla de los espíritus, donde hay un faro. Patrik se incorpora al trabajo después de una enfermedad y Erika que acaba de tener dos gemelos se encarga al cuidado de estos y de su hija mayor. Se comete el asesinato de un amigo de Annie y Patrik será, una vez más, el encargado de la investigación. El caso se presenta muy complicado por la ausencia aparente del móvil.

        Como todos los libros de esta autora se puede leer independientemente, pero yo aconsejo el leerlos por orden porque aparte de la trama principal se van entendiendo mucho mejor las distintas relaciones que se establecen entre los personajes y en las que, sin duda, influye la historia pasada. Me gusta el estilo, que se va repitiendo en los distintos libros, el uso de las tramas paralelas y esa habilidad que tiene con sus letras, para que cada vez que va apareciendo una pista ocultarla y cambiar el escenario de la historia. De los siete libros que he leído éste es el que más me ha gustado hasta ahora. 

"Las ganas estaban ahí. Se preguntaba si algún día se vería libre de añoranza de aquello que sabía que nunca más podría tocar. Annie se revolvió en la cama. Era temprano, aún no era hora de acostarse, pero Sam se había vuelto a dormor y ella trataba de leer un rato allí tumbada. Pero media hora después, había pasado una sola página, y apenas recordaba cuál era el libro que tenía entre las manos."