20130908211901-palmeras-nieve-luz-gabas-l-hlas0a.jpeg

      En 1953 Kilian abandona un pequeño pueblo de la montaña en Huesca para dirigirse con su hermano Jacobo a la lejana isla de Fernando Poo. Allí trabajará en la plantación de cacao de Sampaka en la que está también su padre. Poco a poco irá conociendo aquella tierra tan diferente, que en aquel momento es una colonia perteneciente a España y lejos del color gris ambiental que se vive en su tierra. Allí todo resulta exhuberante. Kilian se dejará envolver por su magia y sus gente hasta extremos que nunca pensó.

Cincuenta años después la sobrina de Kilian a partir de una vieja foto, siente curiosidad por lo que ocurrió aquellos años y realiza un viaje a Guinea, sin imaginar que con ello va a abrir una especie de caja de Pandora y que hechos que estaban ahí latentes y aparentemente olvidados iban a aflorar con la fuerza de una catarata. Una historia que se mueve en dos épocas muy diferentes pero con una interesante trama tanto en una como en otra. Y una forma de escribir que en ocasiones es musical.

     La autora es Luz Gabás nacida en 1968 en un pueblo oscense es profesora universitaria e investigadora en literatura y lingüística. Es alcaldesa de Benasque y esperó al fallecimiento de su padre para publicar este libro, cuya historia está basada en historias de familiares que estuvieron en aquellas tierras. Novela muy bien documentada y que nos acerca el ambiente que se vivía en Guinea y la problemática colonial, asi como algunos retazos de hechos sucedidos en los primeros años de la independencia guineana.  Conocemos los trabajos de sus gentes, el ambiente y las costumbres de la poblaciones nativas. 

"Los dos cuerpos se acoplaron a la perfección, como si fuera el predecible resultado de una larga espera durante la cual se habían tenido que conformar con miradas, palabras, besos rápidos y prometedoras caricias.  Por fin podían sentir el calor del contacto de la piel dentro de la piel y la refrescante humedad del aliento más profundo en todos los recovecos de sus organismos.

     Ambos habían estado con otros cuerpos, pero nunca antes habían entregado el alma.

        Ahora sí. Desde hacía mucho tiempo, sabían exactamente que eso era lo que deseaban."