20130916174437-los-asesinos-del-emperador.jpg

             Una macronovela histórica de más de mil doscientas páginas, la cuarta que escribe el profesor universitario Santiago Posteguillo. Está situada en el último tercio del siglo I (desde el año 63 al 99 d.d.C.)  y en ella se nos retrata de manera pormenorizada a distintos personajes históricos y hechos.  La historia comienza con unas pinceladas sobre el emperador Domiciano, quien, inmerso en una espiral de violencia y locura,  ordena ejecutar a gente sin motivo entre ellos incluso a colaboradores cercanos y senadores. No es extraño que a pesar de que nadie se atreva a protestar contra el emperador, se vaya creando un ambiente negativo en el que muchos quisieran que desapareciera. Se establece una conjura para asesinarlo, que cuenta con una enorme dificultad, por un lado la creciente desconfianza de Domiciano que se sabe objetivo del odio de muchos y por otro la protección cerrada de la guardia pretoriana de la que siempre va acompañado. Con este marco y en el momento que se intenta el asesinato la historia se detiene.

                A partir de entonces y dejándonos con la intriga de si se logrará el objetivo de los conjurados, el autor con estudiada habilidad retrocede en el tiempo y nos va presentando con detenimiento a todos los personajes y hechos que han conducido a esta situación.  Conoceremos a los distintos emperadores que han gobernado Roma: Galba, Vitelio y  la dinastía Flavia: Vespasiano, Tito y Domiciano, con las características de cada uno, incluyendo épocas de gobiernos poco estables y las campañas realizadas contra los pueblos bárbaros. Se nos presentará a un joven Trajano, e iremos conociendo toda su evolución y ascenso en el ejército romano hasta lograr ser el primer emperador de origen hispano.

                Aparte de los gobernantes y el ejército, el autor nos recrea y nos introduce en la sociedad romana de aquella época. Callejearemos por Roma, por el Senado y las bibliotecas, incluso nos introduciremos en su laberinto de cloacas, Conoceremos las escuelas de gladiadores y su funcionamiento, la actividad del circo con muchas escenas de cierta crudeza,  al encargado del mantenimiento de las cloacas romanas, la actividad cruel de los pretorianos.

Se nos presentarán numerosas palabras y locuciones latinas, al final hay un apéndice de estas palabras y otro de términos dacios de la época. Completan algunos esquemas de genealogía de las dinastías, del sitio de Jerusalén y de algunas de las batallas. Así como dibujos de distintos tipos de gladiadores o soldados. Hay escenas que de increíbles parecen formar parte de lo que es ficción, pero el autor se encargará de citar fuentes de la época que nos confirman su rigor histórico.

                Una novela muy documentada. Estructurada en ocho libros y 151 capítulos cortos que dotan a la narración de un gran pulso narrativo. Personajes perfectamente retratados que no se pierden a lo largo del relato, sino que aparecen en el momento oportuno. Un libro imprescindible para el que quiera conocer de una forma amena la historia y las costumbres romanas de aquella apasionante y convulsa época.