20131101233121-dispara-yo-ya.jpg

      Acabo de terminar la última y extensa novela de Julia Navarro. En ella nos narra la historia de dos sagas familiares una judía, la familia Zucker, y otra musulmana, la familia Ziad, y una gran historia de amistad e interrelación entre ellas. Viajaremos con los personajes por Rusia, Paris y sobre todo estaremos en Jerusalén. Aparece la crueldad de los campos de concentración y sobre todo conoceremos el origen del moderno estado de Israel.

Judíos y palestinos, al igual que en la actualidad, sueñan con ser los dueños de una misma tierra y descubriremos los altibajos históricos que esta tensión ha producido. Veremos como los personajes de ambas familias van creciendo, como la amistad a pesar de ser de distinta raza se mantiene a través de generaciones y cómo muchas veces las circunstancias son imposibles de resistir y hacen flaquear a las más hondas convicciones.

         He leído varias novelas de esta escritora y debo decir que ésta es la que menos me ha gustado. Tal vez haya influido la forma de narrar a través del encuentro de un judío con una mujer de una ONG que viene a hacer un estudio de los asentamientos judíos. Cada uno va contando la narración de una familia diferente. Hay muchos personajes, bien tramados pero hay momentos en que parecía que ciertos retazos de la historia corrían mucho y otros que me han resultado muy lentos.