Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Julio de 2013.

Las solidaridades misteriosas

20130712194923-portada-libro-spb0204743-max.jpg

Novela de escritor y ensayista francés Pascal Quignard, nacido en 1948. Se nos narra la historia de Claire, mujer de 47 años que abandonó su carrera profesional en Paris para volver al pueblo de la Bretaña en el que creció. Se encuentra allí con la señora Landon, su antigua profesora de piano y se va a vivir con ella. Se reencontrará con Simón, su antiguo y permanente amor, y con su hermano Paul, a quien le une una trágica infancia.

         El relato es intimista, escrito con minuciosidad y detalle, pero no lleva una secuencia temporal ordenada, ni aparentemente lógica. La historia viene y va, unas veces el narrador es omnisciente y en otros capítulos son algunos de los personajes los que toman las palabras. He disfrutado con el uso de la prosa que hace Quignard, la he saboreado. Lo que no me ha gustado es la historia en sí.

“Aunque Claire dominase decena de idiomas, decía flores y ya está. Flores de cornisa. O flores de rocas negras. Paul como buen alumno, decía los nombres sabios, latinos, ingleses. Yo también, aunque sin ser tan sabio como él. En cambio la hija de Claire, Juliette, sabía nombrarlo todo, de manera auténtica, sabía traducirlo todo a los nombres comunes, accesibles a todo el mundo. Decía albercorque, botón azul, silene. Sobre las rocas grises decía telefio amarillo. Decía ciruelo, borraja, escaramujo, alheñas. Me lo mostraba todo y me lo enseñaba todo. Decía festuca roja, aulagas, armuelle. Me gustaba la alta Juliette como profesora de ciencias naturales. La escuchaba con un placer infinito hablar de una forma tan sencilla y tan segura. Dios es verdaderamente el Verbo. Todo, sin excepción, incluso lo más bajo, una vez nombrado, aumenta su existencia, acentúa su independencia, se hace suntuoso”.

No hay comentarios. Comentar. Más...

Amos y mazmorras

20130715231922-amos-y-mazmorras.jpg

   Historia dividida en dos libros y escrita por la autora barcelonesa Lena Valenti. Nos mezcla una historia romántica con tintes policíacos y sumergiéndonos en el mundo del BDSM. La protagonista es Cleo Conelly una policía de Nueva Orleans que no fue admitida al FBI, en donde quiso entrar siguiendo los pasos de su hermana mayor Leslie. Pero Leslie desaparece y el subdirector del FBI pide la colaboración de Cleo, que acepta sin saber muy bien de qué se trata. Para ello deberá entrar como infiltrada en un juego de rol llamado Dragones y Mazmoras DS, para lo que tiene que ser instruida en muy poco tiempo por el agente Lion Romano, un amigo de la infancia que siempre se metía con ella y le tiraba de las coletas. Juntos vivirán grandes peligros y se podrán al borde de la muerte y del amor.

     El relato nos introduce en el, habitualmente desconocido, mundo del BDSM a través de la historia de estos personajes. Conoceremos de esas prácticas, destilando erotismo y aderezadas por la intriga policial y por una mezcla de sentimientos que dan muchas vueltas y que cuestan expresarse con meridiana claridad.

Libro curioso y distraído, aunque a veces el "choque" entre los protagonistas se hace un tanto repetitivo.

No hay comentarios. Comentar. Más...

La buena novela

20130726115227-labuenanovela.jpg

    Ivan Georg, un antiguo vendedor de comics, y Francesca, una guapa mujer de noble ascendencia, deciden abrir en Paris una librería con el título "La buena novela". La intención es vender sólo novelas, pero no novedades, sino novelas de calidad, elegidas por un grupo secreto de ocho expertos. Aquella idea crea una verdadera agitación en el mundillo literario parisino y se llenará de clientes diferentes, verdaderos amantes de los libros. Lo que no imaginan es que esta idea provocará envidias e incluso atentados, no sólo en forma de letras, contra la librería y la gente de su entorno. 

Novela de la periodista y escritora francesa, Laurence Cossé, en donde se habla sobre todo de libros. Comienza por los atentados y la denuncia de estos atentados ante un policía nos permitirá conocer toda la historia que ha dado lugar a "La buena novela". Por sus páginas pasan muchos autores y libros conocidos en comentarios y recomendaciones.

Se me ha hecho un poco pesada y eso que me gusta la metaliteratura. Es distraída, pero no me acaba de gustar la "extraña" historia de amor que aparece, ni la forma de resolver la intriga. Es como si la autora se hubiera preocupado sobre todo del tema literario y libresco, dando sólo pinceladas de los alrededores.

No hay comentarios. Comentar. Más...

Au revoir, mes vacances

20130729172039-adios-vacaciones.jpg

          Sólo son ya un recuerdo. Un ayer reciente. Un período siempre tan esperado como, en ocasiones, frustrante.  Necesitaba descansar, olvidar las preocupaciones laborales y la esclavitud del reloj, aunque me quede la duda de qué es lo verdaderamente relajante. ¿Es viajar a sitios lejanos y exóticos? ¿Quizás el intentar hacer esas cosas para las que no tenemos habitualmente tiempo y que finalmente quedan sin hacerse? ¿O tal vez acallar simplemente ese gorjeo interno de preocupaciones, sustituyéndolo por el rumor arrítmico y siempre diferente de las olas del mar? Probablemente  tiene mucho que ver con seguir a la captura, de una manera más fácil, de esos instantes luminosos que, a lo largo del día,  nos hacen sentirnos felices.

           Finalmente pasaron de largo y mejor es no hacer el balance, pues nunca son como habríamos deseado, en parte por nosotros y en parte por las circunstancias.  Y quedan dentro esas sensaciones de remoloneos en la cama, cervezas en chiringuito, paseos por la playa, paisajes diferentes, buena compañía y horas de lectura.  El lector de libros electrónicos ha sido como una tabla de surf que durante horas me acompañaba. Con él he vivido historias impensables, recorrido paisajes maravillosos y conocido tanto a feroces asesinos como a seductores protagonistas. He surfeado sobre las olas de la fantasía disfrutándolas y sintiéndolas bajo mis pies.  Y todas esas sensaciones ya  pasadas se acumulan en desorden con aquellas otras de vacaciones lejanas que el tiempo las ha tintado en sepia y de nostalgia.

                Entro en la oficina, aparentemente está como siempre. Aún recuerdo la contraseña del pc, le doy al intro y se abre el programa de correos….como una catarata asoman todos los correos no leídos y se desparraman en fuertes remolinos rompiendo en mil pedazos los últimos restos de la tabla de surf. En media hora, todo lo pasado será un mero recuerdo.  Las viejas historias, aparentemente dormidas, comenzarán a brotar. El teléfono comienza a sonar y le diré a mi interlocutor lo que dijo aquel agustino en las aulas de la Universidad de Salamanca: Cómo decíamos ayer…

 

No hay comentarios. Comentar. Más...

Archivos

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next