20140125140917-crimenes-exquisitos.jpg

    Si en algo tenían razón los que me recomendaron este libro es que es totalmente adictivo, es un libro que se empieza a leer y se ve uno envuelto en una entrega compleja, variada y sobre todo atractiva de leer, que impide cerrar el libro. Escrito por el criminólogo Vicente Garrido y la periodista Nieves Abarca, lo que siempre puede presuponer una dificultad de estar escrito por dos personas, no se percibe después en su lectura.

El asesinato de una joven coruñesa, Lidia Naveira, sacude a toda la ciudad y particularmente por la manera de presentarlo, reflejando el cuadro de Ofelia de Millais. Meses antes otra joven es asesinada en Inglaterra. La encargada de la investigación es la inspectora Angela Negro, joven, resolutiva, guapa e inteligente. Una super heroína de la que es imposible no enamorarse a medida que se avanza en la lectura y que, a la vez, está rodeada por una serie de problemas a la vez que tiene sus debilidades internas, lo que ayuda a verla como un personaje más real. En la investigación estará ayudada por el criminólogo Carlos Sanjuan, que será fundamental con sus conocimientos. Entraremos en el entorno oscuro de algunos personajes del ambiente coruñés y viajaremos con los protagonistas a Inglaterra donde asistiremos a la colaboración con Scotland Yard. El mundo del arte tiene también un papel importante a lo largo de toda la novela. Personajes muy bien configurados, algunos buenísimos y otros malísimos y los mejores los que se mueven entre dos aguas y tienen una aparente indefinición.

Los distintos escenarios y personajes están todos muy bien entrelazados y me gustó mucho el final, donde ningún cabo queda suelto y todo queda explicado tras habernos introducido en una gran intriga.