20140819073443-arde-paris.jpg

      El otro día cayó un artículo en mis manos en el que hacía referencia a que el próximo 25 de agosto se cumple el setenta aniversario de la liberación de Paris. En él se hacía referencia a este libro, cuyo título me sonaba pero que nunca había leído. Y cuya lectura me ha sorprendido gratamente.

      Días antes Hitler da la orden de que París debe resistir y, en caso de que no se pueda, París debe ser destruida. Con esas órdenes nombra a un nuevo gobernador responsable de la defensa de la ciudad: el general Dietrich Von Choltitz, que tomó el mando de los 20 mil hombres de la 325 División de Seguridad. La idea de los aliados comandados por el General norteamericano Eisenhower era que las tropas aliadas se dirigieran, dejando de lado París, hacia Berlín, pero la Resistencia francesa quiere echar cuanto antes a los alemanes y se rebelan contra ellos. Esta rebelión interior de los parisinos, ante el temor de una sangrienta represión por las fuerzas alemanas y la consiguiente destrucción de la ciudad, hace que De Gaulle ordene al general francés Leclerq, al mando de la segunda división, decida dirigirse con sus tropas para liberar París. Hacia París se dirige también la cuarta división de infantería norteamericana. Viviremos a través de las páginas el ansia de liberación de los parisinos y aquellas horas de explosión de felicidad en que, después de cuatro años, la bandera tricolor sustituía a la bandera nazi. El general De Gaulle será recibido como jefe del nuevo gobierno francés y un desfile al día siguiente celebrará una liberación, todavía no del todo conseguida.

      El título procede de la frase que dijo Hitler cuando se enteró que los aliados habían entrado en París: ¿Arde París?.  Tenía la esperanza de que se hubieran cumplido sus órdenes, que afortunadamente se desobedecieron, para haber volado los puentes y edificios principales de Paris.

     La historia a pesar del peculiar género literario, narración muy bien documentada de un hecho real, en la que tienen cabida decenas de personajes e historias, no pierde el interés en ningún momento. Fue publicada en 1964, veinte años después de la liberación y cuenta con la inestimable voz de muchos de los que participaron de aquellos días. Al final del libro hay un gran número de notas aclaratorias sobre los testimonios de muchos de esos protagonistas.

       Los autores son Dominique Lapierre (Francia 1931) y Larry Collins (EEUU 1929-2005) que se conocieron durante el servicio militar en el cuartel de las fuerzas aliadas de Europa y formaron una brillante alianza literaria con la publicación de varios exitosos libros. En 1966 se rodó una película francesa con este mismo título dirigida por René Clément, en la que participaron un buen numero de famosos actores como Jean Paul Belmondo, Kirk Douglas o Charles Boyer.

          Relacionado con este tema, es interesante reseñar que los primeros soldados de la división de general Leclerq que entraron en París, correspondían a La Nueve una compañía formada por soldados republicanos españoles. Sobre estos soldados españoles, injustamente olvidados por la historia, hay un interesante documental y se editó el pasado año un comic de Paco Roca: Los surcos del azar.

       En definitiva, un libro que vale la pena leerse para comprender la historia y que no se olvide, especialmente al cumplir año de esta efeméride.