20141229214551-felicidad.jpg

     Un libro que se lee bien y atractivo, escrito por Mamen Sánchez, escritora y periodista, directora adjunta de la revista Hola. Es un libro cargado de humor y con una historia cómica enredada en la que se mezcla el humor andaluz con el sofisticado humor británico. 

         La redacción de la revista literaria Librarte, formada por cinco empleadas cae en la desesperación, cuando se enteran de que Atticus Crafstman, joven caballero inglés, hijo del dueño de la empresa, viaja a Madrid para cerrar la revista y despedir a sus empleadas por las pérdidas económicas que está teniendo. Entre ellas abordan un maquiavélico plan y Soleá, una granadina, con la excusa de enseñarle unos manuscritos que tiene su familia se lo lleva de viaje a su tierra. Eso dilatará el cierre de la revista. Pero este viaje que Atticus pensaba que sería de ida y vuelta se extiende en el tiempo durante meses, lo que hace que su padre se preocupe al no tener noticias de su hijo y denuncie la desaparición de su hijo a la policía.  De la inspección se encargará el inspector Manchego un peculiar policía a quien le acompaña en sus pesquisas sus compañeros de póker. 

El estilo es desenfadado y hace pasar muy buen rato. No hace perfiles sicológicos profundos de sus personajes, pero sí los retrata con habilidad en unos escenarios que, en más de una ocasión, como las aventuras con la peculiar familia de Soleá, llegan a provocar la risa. Me quedo con ganas de leer algo más de esta autora.

"Bebieron las dos en silencio. Las mujeres al contrario que los hombres, son capaces de hablar durante horas de un problema sin tratar de encontrarle solución. Sin planear el próximo movimiento. Sólo hablar, hasta que la boca se queda seca, y las lágrimas se terminan, y los ojos escuecen, y llega la hora de regresar a casa. Pero eso sí, con sólo la mitad del peso del problema sobre los hombros".