20150120183021-los-ultimos-dias-de-nuestros-padres.jpg

    Es la segunda novela que leo de Joël Dicker, escritor suizo nacido en 1985, tras haberme apasionado La verdad sobre el caso Harry Quebert, que fue uno de los libros revelación del 2014. A pesar de que esta es la segunda novela publicada en España fue escrita antes y ganadora en 2010 del premio de escritores ginebrinos. 

      Esta historia está ambientada en la Segunda Guerra Mundial y nos cuenta la historia de un joven francés Paul-Emile, que marcha a Inglaterra y entra el SOE (Special Operations Executive), una sección especial de los servicios secretos que actuará en suelo francés, contra el ejército alemán. En la primera parte nos presentará a sus compañeros de la sección y la instrucción que realizan para su preparación. Entre ellos surgirá una verdadera amistad y, en algún momento, hasta el amor. La segunda parte me ha gustado menos, es más narrativa referida a las misiones que realizan y parece como si se "alejara" de los personajes. Hacia la mitad el libro gana en interés y ha atrapado mi atención hasta el final. 

        Conoceremos datos de la guerra, pero sobre todo asistiremos a los interiores de unos seres, a los que la guerra los ha alejado de sus familias y los va transformando en personas muy diferentes. Vemos como asoman sus flaquezas, sus miedos, ante un presente muy difícil y un futuro incierto. Seguiré atento a este escritor que ha conseguido revolucionar librerías con su primera novela.