20151102132245-orilla.jpg

    Diez años ya, que en un lejano mes de noviembre del 2005 empecé a ejercitar mis letras, de manera desordenada, en este blog. En este camino han brotado de mi interior palabras de todos los colores. He narrado retazos de mi vida, ocurrencias y he ido citando, a modo de recordatorio personal, los libros que he ido leyendo. He conocido gente, es@s poc@s que han comentado alguna de mis entradas y con algun@s de ell@s he llegado a tener una verdadera amistad virtual, que unida por las letras, ha hecho que resista el paso del tiempo. Tras ese revolcón personal, que citaba en mi último post, que ha hecho que mi vida gire 180º, llegué a dudar si no sería el final del blog. Pero la llamada de la palabra es irresistible y aquí estoy de nuevo.

La vida sigue...y aquellas olas que agitaron y revolucionaron mi vida, poco a poco, se van calmando, apaciguando... Se mecen con aparente suavidad y espuman en tonos blancos la superficie del mar. Un aparente sosiego a la vista que oculta ar esa resaca viva, activa, que no descansa ni de día ni de noche, que se agita bajo mi superficie. Y dejo con paciencia y sin agobiarme, que el reloj marque sus horas. Permanezco sensible y atento a todo lo que me sucede dentro y a mi alrededor. Pienso mucho, continuamente. Reflexiono sobre mi vida: lo pasado, lo que vivo cada día y me abro a lo que el futuro me traiga... 

Y espero poder seguir compartiendo por aquí ese día a día tan incierto como apasionante...