20150823130000-tsunami.jpg

Durante más de un mes el blog ha permanecido en "silencio", todo lo contrario que yo, como consecuencia de un terrible "tsunami" exterior que me ha afectado y sacudido hasta la última de las células de mi cuerpo y de mis neuronas. Es de esas situaciones que pasan un par de veces en una vida y para la que nunca estamos preparados...ni aunque hubiera pensado, alguna vez, en esa posibilidad. Incluso me lo podía haber imaginado, pero cuando me ha sucedido me ha arrasado totalmente por dentro. Me he sentido perdido en sus olas, dando volteretas que me han hecho perder el equilibrio, el ánimo, la ilusión, la capacidad de leer y escribir e incluso el hambre, durante todo este tiempo.

Llevo casi once años escribiendo en este blog, tampoco creo que lo lea mucha gente, más bien casi nadie, pero nunca he tocado en él temas personales; más bien sólo lo he usado como un lugar para hacer ejercicios de escritura, fotografia o hablar sobre los libros que voy leyendo. Hago esta excepción con este post, quizás porque soy consciente de que toda esta situación me va a influir a partir de ahora. 

A pesar de que todavía me llega alguna ola, tras tanta resaca. Espero, poco a poco, volver a seguir escribiendo, con la esperanza de que una vez que el tsunami se calme totalmente, vuelva a salir el sol y el paisaje que se abra ante mis ojos y dentro de mí, sea mucho más maravilloso del que viví antes de todo este terrible fenómeno.