Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Febrero de 2015.

Ofrenda a la tormenta

20150201212152-ofrenda-a-la-tormenta.jpg

    Al fin he terminado la trilogía del Baztán cuyo primer tomo, El guardián invisible,  leí hace ya casi dos años. Me ha gustado mucho y he seguido disfrutando de la escritura de Dolores Redondo, con el personaje de la inspectora Amaia Salazar a quien retrata como un personaje dotado de una gran complejidad y de una humanidad que la hace cercana.

"Recordaba que, en ocasiones cuando era pequeña y su tía la mandaba a tirar la basura, se entretenía sentándose en el murete del rii para observar la fachada de la casa encendida, y cuando la tía la llamaba y por fin entraba con las manos y el rostro fríos, la sensación de volver al hogar era tan grata que convirtió aquel juego en una costumbre, una especie de rito taoísta con el que prolongar el pla; la urgencia la arrebataba en cuanto llegaba a la puerta y el deseo de volver a ver a Ibai le hacía precipitarse al interior con la ilusión de verlo, tocarlo, besarlo, y recuperar aquel hermoso e íntimo juego le hizo pensar en el modo casi enfermizo en que seguía aferrándose a aquellas cosas, las cosas que le habían salvado la vida, las cosas que habían preservado su cordura, pero que quizá ahora había que dejar definitivamente en el pasado. Bajó del coche y entró en la casa".

    Aquí se sigue desarrollando en la zona del valle del Baztán, que tan maravillosamente ha inspirado a la autora. Las líneas nos van retratando los rincones de Elizondo y los paisajes, muchas veces brumosos, de aquel hermoso lugar. No es extraño que estos libros hayan servido de acicate turístico para aquella zona, de lectores ávidos de conocer los lugares por los que se desarrolla la acción.

"En Elizondo, tras el deshielo y la lluvia, el agua sabía a donde ir. Cuando era pequeña, le gustaba salir justo cuando la lluvia cesaba y escuchar el suave rumor del agua goteando desde los aleros de los tejados, deslizándose entre las juntas de los adoquines, resbalando por la superficie empapada de las hojas y las cortezas oscuras de los árboles, volviendo, regresando al río, que como una remota criatura milenaria llamaba a sus hijos a unirse de nuevo al caudal antiguo del que procedían. Las calles empapadas brillaban con la luz que se abría paso entre los claros, arrancando destellos de plata que delataban el movimiento pequeño del agua hacia el río. Pero aquí el agua no tenía madre, no sabía a donde ir, y se derramaba por las calles como sangre vertida".

     En este último libro, aunque todos creen que Rosario la madre de Amaia murió ahogada en el río, ella no termina de creerlo. Muere un niño de muerte súbita y ella empieza a investigar esa muerta que le resulta sospechosa y empieza a relacionarla con otras muertes de bebé que ha habido en el valle. Alguien llega a decir que el culpable es Inguma, el demonio que inmoviliza a los durmientes, se bebe su aliento y le arrebata la vida durante el sueño. Otro personaje mitológico que aparece y que ayuda a darle en medio de la realidad, ese ambiente, en algunas ocasiones, etéreo a la narración. El narrador es un narrador omnisciente que va acompañando a Amaia en sus investigaciones, en sus sueños y en sus dudas y temores. Los personajes muy bien retratados, especialmente los femeninos, mujeres fuertes y de carácter. 

      La historia se va cerrando con una acción trepidante, que hace difícil dejar la lectura y da distintos vuelcos argumentales que atrapan la atención. Aunque sea el final de la trilogía, se queda uno con ganas de seguir leyendo más aventuras de la inspectora de homicidios Amaia Salazar.

No hay comentarios. Comentar. Más...

Un cadáver entre plato y plato

20150215215515-un-cadaver-entre-plato-y-plato-9788425351068.jpg

       Xavier Kieffer es un cocinero que tiene un restaurante en Luxemburgo. Podría ser un afamado chef de la nueva cocina, pero ha preferido la tranquilidad de abrir un restaurante en su ciudad natal. Esta tranquilidad se verá rota ante la llegada a su restaurante del crítico gastronómico de una famosa guía. Mientras está comiendo en el restaurante el crítico muere súbitamente. Aquí se inicia una aventura en la que se van a mezclar los asesinatos con los fogones. Entraremos en el mundo de la alta cocina, en sus peculiaridades y envidias y conoceremos mucho de su vocabulario y de sus interioridades. 

       El autor es un escritor y periodista alemán, nacido en Hamburgo en 1972.

       Un libro fácil de leer, con una cierta intriga, pero que a pesar de los sabores que evoca y explica, no me ha dejado muy buen sabor de boca literario. Creo que le hubieran sobrado algunas páginas de tanta cocina, olvidarse un poco de los fogones, y haber profundizado más en la trama y en los personajes. 

No hay comentarios. Comentar. Más...



Del color de la leche

20150217222737-del-color-de-la-leche.jpg

   Una novela, no muy larga, de la escritora inglesa Nell Leyshon, al que le han dado varios premios en distintos países, lo cual no me extraña porque su lectura  es una verdadera delicia.

    La historia es escrita, en primera persona, por Mary una niña de catorce años, con el pelo del color de la leche y una pierna inútil, que acaba de aprender a escribir con la ayuda de una Biblia. Esta niña vive en una granja en la Inglaterra de 1830, con sus padres, sus tres hermanas y su abuelo. A cambio de una cantidad de dinero el padre la cede al vicario, para que trabaje en su casa cuidando a su mujer enferma. Todo esto nos lo irá contando Mary, su forma de narrar es de lo más atractiva: simple, sin doblez ninguna y con un estilo característico de alguien que lleva poco tiempo el lenguaje y éste, por tanto es muy simple. Algo muy original: en el libro no hay una sola mayúscula. Es una historia que con estos pocos mimbres nos retrata un cuadro que se desarrolla en un escenario pequeño, la granja y la casa del vicario, donde las pinceladas que da a los personajes sugieren más que definen, pero no hace falta más. Una historia que narra un episodio, que como tantos otros, del ambiente rural profundo hubiera quedado silenciado si Mary no hubiera descubierto el milagro de las letras.

"¿alguna vez te pones triste?, le pregunté.

no me dura mucho tiempo.

a mí tampoco, le dije, a veces me tengo que recordar a mí misma que estoy triste por algo. si no me pongo contenta otra vez.

nos quedamos ahí sentados en silencio un rato y entonces abuelo me preguntó si sabía qué día era al día siguiente.

yo nunca sé qué dia es, dije yo.

domingo de pascua, dijo él.

entonces hay que ir a la iglesia."

      Aconsejo vivamente este libro. Su lectura es toda una grata experiencia.

No hay comentarios. Comentar. Más...

Archivos

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next