Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Noviembre de 2015.



Diez años!

20151102132245-orilla.jpg

    Diez años ya, que en un lejano mes de noviembre del 2005 empecé a ejercitar mis letras, de manera desordenada, en este blog. En este camino han brotado de mi interior palabras de todos los colores. He narrado retazos de mi vida, ocurrencias y he ido citando, a modo de recordatorio personal, los libros que he ido leyendo. He conocido gente, es@s poc@s que han comentado alguna de mis entradas y con algun@s de ell@s he llegado a tener una verdadera amistad virtual, que unida por las letras, ha hecho que resista el paso del tiempo. Tras ese revolcón personal, que citaba en mi último post, que ha hecho que mi vida gire 180º, llegué a dudar si no sería el final del blog. Pero la llamada de la palabra es irresistible y aquí estoy de nuevo.

La vida sigue...y aquellas olas que agitaron y revolucionaron mi vida, poco a poco, se van calmando, apaciguando... Se mecen con aparente suavidad y espuman en tonos blancos la superficie del mar. Un aparente sosiego a la vista que oculta ar esa resaca viva, activa, que no descansa ni de día ni de noche, que se agita bajo mi superficie. Y dejo con paciencia y sin agobiarme, que el reloj marque sus horas. Permanezco sensible y atento a todo lo que me sucede dentro y a mi alrededor. Pienso mucho, continuamente. Reflexiono sobre mi vida: lo pasado, lo que vivo cada día y me abro a lo que el futuro me traiga... 

Y espero poder seguir compartiendo por aquí ese día a día tan incierto como apasionante...


Química del entusiasmo

20151107221314-quimica.jpg

     El otro día viajando en el autobús no me pudo pasar inadvertida la conversación de mi compañera de asiento con dos amigas, que iban en los asientos de detrás. Mi compañera de asiento, una jovencita guapa y morena de poco más de veinte años, entusiasmada, sacó de su bolso un papel con unos números resultantes de una práctica de laboratorio de una cromatografía. Fue describiendo con apasionamiento cómo había realizado la práctica y frente a las risas de sus compañeras que no comprendían tanta ilusión al respecto, defendía a capa y espada su opción por los estudios de Química. Me gustó la defensa que hizo y la emoción en sus palabras, porque evoqué mi  análogo entusiasmo cuando treinta y cinco años antes yo realizaba dichos estudios.

Pensaba que el entusiasmo es tan útil como necesario en la vida cotidiana. Que eso nos permite saborear lo que hacemos, nos ayuda a pasar de manera viva por la vida y no a que la vida pase por nosotros sin dejar huella. El entusiasmo nos ayuda a vivir con plenitud el presente sin nostalgias del pasado o pensando sólo en un ilusorio futuro. Tenemos que estar atento a lo que sentimos y a lo que vivimos a nuestro alrededor para no dejar dormir nuestro ánimo y despertar cada mañana con entusiasmo.


Archivos

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next