20160102120146-justo-antes-de-la-felicidad.jpg

    Novela de la autora francesa Agnès Ledig (1973), que es comadrona en Obernai, una pequeña localidad cerca de Estrasburgo. Comenzó a escribir, como terapia, cuando uno de sus hijos enfermó de leucemia y se ha convertido en una de las nuevas voces de la narrativa francesa. Éste es su segundo libro publicado, pero el primero que escribió y ha sido galardonada con el premio de los libreros Maison de la Presse 2013.

     Paul acaba de ser abandonado por su mujer tras treinta años de convivencia, un día se fija en Julie, cajera del supermercado en dónde él compra. No sabe nada de ella, una joven de veinte años que mal vive intentando sacar adelante a su hijo de tres años. Este encuentro propicia, intuición de Paul?, a que él invite a pasar unas vacaciones en su casa de Bretaña, con él y su hijo viudo, a Julie y su hijo.

Todos los personajes llevan detrás unas historias de desgarros que les impide caminar con alegría, pero se empezarán a establecer unas relaciones que ayudarán a cauterizar las profundas heridas que llevan. Un libro doloroso y, a la vez, optimista y cargado de esperanza, para pasar un rato agradable.

"Paul mira de vez en cuando por el retrovisor. De pronto toma conciencia de lo absurdo de la situación y comprende el rumiar de su hijo. Sin embargo, presiente que esa chica será beneficiosa para Jérôme, y que probablemente será algo recíproco. Está harto de reflexionar durante días, semanas y meses enteros antes de actuar. Las decisiones que se toman cuando te da una ventolera tienen la ventaja de ser espontáneas y sinceras. Ayudar a una persona con dificultades a cruzar la calle hace que te sientas bien durante un buen rato. Lo curioso es que Paul tiene la intuición de que con Julie será así no solo un rato, sino buena parte de la vida. A veces tiene uno impresiones que son difíciles de explicar. Quizá en este momento se sienta más libre y feliz de serlo. Julie se beneficia de ello porque se han conocido en el momento y el lugar adecuados."