20100202200143-fcojavier.jpg

            Voluminoso libro éste, sobre la vida de San Francisco Javier en el que  Pedro Miguel Lamet nos relata en forma de novela histórica y a través de los ojos de un imaginado judío converso, que le acompaña en sus viajes, la vida de este santo andariego, compañero de su congregación jesuita. Impresiona la fortaleza de este navarro que en su afán misionero, hay que tener en cuenta la precariedad de los medios de transporte del siglo XVI, partiendo de Lisboa llegó navegando hasta tierras de la India y Japón. Murió cuando estaba preparando su viaje a China y aún no había cumplido los cincuenta..

            Me ha parecido apasionante la historia y bien documentada, aunque quizás me ha costado encontrar la agilidad narrativa de otras obras de Lamet, probablemente porque en algunos momentos hay tal maremagnum de personajes, que se hace difícil el reconocerlos. Más interesante resulta la última parte con sus peripecias en Japón, tan diferente de Occidente y tan desconocido en aquella época por estos lares. Uno de cada tres días de su vida misionera estuvo embarcado.  Es difícil no dejar de admirarse por la vida de aquel hombre y aquellos duros viajes que realizó para extender el cristianismo.