El escritor es hermano del ilusionista y su arte consiste en hacer visible a los demás su mundo interior, pero debe hacerlo con cuidado, de forma íntima, discreta, sin la estridencia de lo evidente.

(Guillermo Samperio)