20060923183354-eurekas.jpg

          Este libro me ha soprendido muy gratamente. Walter Gratzer, doctor en Químicas, trata de acercarnos a la ciencia a través de ciento ochenta y una anécdotas. La lectura se hace  amena, son anécdotas no muy largas, y ha removido muchos recuerdos en mi interior de mi época de estudiante en el que estaba todo el día sumergido en libros y temas científicos. Me he reencontrado con muchos nombres conocidos de grandes científicos que dieron nombres a ecuaciones y teorías: Rutheford, Pauli, Heisenberg, Einstein, Dirac, Boyle, Faraday,...

           Todos grandes eminencias, ladrillos sobre los que se ha ido construyendo poco a poco la ciencia moderna de la que nos servimos en la vida cotidiana. Estas páginas sirven para hacerse consciente de una doble idea, por un lado que tras esos nombres existían unos hombres con sus grandezas y pequeñeces que también aparecen retratadas en muchas de sus anécdotas. Y por otro lado que el avance de la ciencia no ha sido un progreso lineal, ha tenido sus altibajos y muchas de las teorías hoy comunmente aceptadas fueron rechazadas en su época. Que se lo digan a Galileo... del que por cierto no se habla en este extenso libro.