20121118140023-mujer-pensando.jpg

No me llames Rosa

porque  sufrieras de mis espinas tortura,

llámame así

porque hayas gustado mi hermosura.

 

No me llames Esperanza

porque tengas la de perderme,

llámame así

porque tengas la de tenerme.

 

No me llames Luz

porque estés deslumbrado,

llámame así

porque te sientas iluminado.

 

No me llames Remedios

porque lo nuestro no tenga solución,

llámame así

porque te sirva de consolación.

 

No me llames Camino

porque nuestra vida sea tortuosa,

llámame así

porque vamos por uno de rosas.

 

No me llames Soledad

porque te sientas solo,

llámame así

porque juntos lo tenemos todo.

 

No me llames Mujer

porque quieras sentir distinción,

llámame así

porque sea objeto de tu pasión.

 

No me llames de tantas maneras,

sólo mírame y coge mi mano.

Lo que me importa es que me quieras

y tenerte siempre a mi lado.

O sí tanto en llamarme insistieras

hazlo sólo por mi nombre: Charo.