20121125134212-montage-l-etranger.jpg

     Primera novela publicada por el escritor francés Albert Camus (1913-1960). En 1957 se le concedió el premio Nobel de Literatura por "el conjunto de una obra que pone de relieve los problemas que se plantean en la conciencia de los hombres de hoy". Nacido de una familia de colonos franceses en Argel, donde realizó sus primeros estudios a los que siempre estuvo agradecido. De hecho es conocida la anécdota de dedicar su discurso del premio Nobel a uno de aquellos profesores que tuvo.

      Había escuchado el título de esta novela, pero una reseña que leí el otro día fue la que me animó a leerla en francés. El comienzo del relato, sin duda, llama la atención:

Aujourd’hui, maman es morte. Ou peut-être hier, je ne sais pas. J’ai reçu un télégramme de l’asile: "Mère décédée. Enterrement demain. Sentiments distingués". Cela ne veut rien dire. C’était peut-être hier. (Hoy mamá ha muerto. O quizás ayer, no lo sé. He recibido un telegrama del asilo: "Madre fallecida. Mañana entierro. Sentimientos distinguidos".  Eso no quiere decir nada. Tal vez fue ayer).

    Un estilo de frases cortas, casi de telegrama, escrito en frases cortas y en primera persona por el protagonista, el señor Merseault. Se nos presenta como un hombre apático, carente de emociones, como el dolor ante la muerte de su madre o ante la cercanía de su propia muerte. Se mueve en un mundo, como otra persona más, sin embargo parece que camina en él de puntillas. Incluso al amor o la amistad son cosas a las que no le da importancia. Me ha resultado interesante enfrentarme con este texto de Camus, que se lee bien y hace pensar en el agobio de que debe ser el encontrarse sumido en un absurdo existencial.

       Esta novela fue llevada al cine en 1967 por el director de cine italiano Luchino Visconti.