20121209190115-libertad-jonathan-franzen.jpg

     A veces el acabar un libro se convierte en un esfuerzo tedioso y así me ha ocurrido con las casi setecientas páginas de esta novela  del estadounidense Jonathan Franzen. Una novela jaleada y ensalzada en España, pero que mi gusto por las letras no acaba de entender el por qué.

       Nos narra la historia de un matrimonio aparentemente ejemplar de clase media alta. Walter Berglund abogado y ecologista y su mujer Patty, ama de casa y vecina ideal y entre los dos parecen contribuir a la construcción de un mundo mejor.  Poco a poco esa aparente armonía empieza a saltar por los aires, uno de los que contribuye a ello es Richard Katz, rockero, antiguo compañero de Walter y enamorado desde siempre de Patty. Aquel engranaje perfecto empieza a atascarse por distintos sitios y el autor intercala pasajes de la historia de Walter y Patty, en la que vamos conociendo mucho de su pasado y también de sus miserias presentes y futuras.

        Un libro, todo lo contrario que en otros, en el que me alegró encontrarme con el "the end", en ningún momento de la historia sus letras llegaron a atraparme.