20060608212937-mono2.jpg

                           Guillermo con los doctores que le atendieron    

 

           Muchas de las casas del casco antiguo de la ciudad de Cádiz tienen un aljibe, construido de los siglos XVII al XIX, y que servía para extraer el agua tan necesaria en aquella época que era menos accesible que ahora. Algunas de estas casas, todas dotadas de patio, tienen su pozo que indica la situación del aljibe, pero en otras, siendo su utilización anacrónica ha sido tapada con una simple losa que lo oculta e incluso hace olvidar su existencia. Tengo recuerdos infantiles del patio de casa, aquellos días en que cortaban el agua, se levantaba la losa que cubría el aljibe y se introducía en su interior una cuerda con un cubo de aluminio, de allí se extraía el agua que hacía entonces el correspondiente avío. He recordado esto al leer la noticia de la muerte hace unos días de una señora que estando tan tranquila limpiando el suelo se le hundió la losa, cayó al aljibe, falleciendo de esta manera tan inaudita. No es la primera vez que alguien cae en uno, hace tres años a una madre y su hijo mientras veía la televisión se les hundió el suelo y fueron a parar a otro. Afortunadamente en este caso no hubo desgracias personales.

     Y siguiendo con las noticias periodísticas, he leído también la extracción de una muela cariada y de quiste en el maxilar a Guillermo, una noticia que no hubiera salido en los periódicos si no llega a ser porque Guillermo es un chimpancé del zoo de Jerez. Y ahí sale el gorila tumbado en el sillón del dentista mientras un equipo de profesionales, encabezadopor un afamado odontólogo, se dedicaba a solucionar ese problema que lo había vuelto un tanto irascible. Muchos quisieran tener la mitad de los cuidados y atención de este simio. Lógicamente a Guillermo le pusieron anestesia total, que si no...