20061114223235-manos-atras.jpg

           De los habituales de este blog es conocido mi otra afición, aparte de la escritura, el dibujo. El pasado día diez de septiembre, publiqué un dibujo de unas manos, que en una postura imposible se sujetaban los dedos. De hecho hubo más de una persona que me planteó, después, como era posible que esas manos pudieran agarrarse en esa postura. Hoy aclaro el cómo, terminando ese dibujo y situándolas a la espalda, cosa que en principio no era lo más evidente. La conclusión es que cuando tenemos una visión de cualquier realidad o persona, siempre será restringida y mientras no ampliemos todo lo posible  esa visión tenemos grandes posibilidades de equivocarnos en las conclusiones que sacamos de nuestra mirada.