20160829183305-un-crimen-breton.jpg

        Tercera aventura del intrépido comisario parisino Georges Dupin, personaje salido de la imaginación del escritor Jean-Luc Bannalec, seudónimo de Jörg Bong, autor alemán de origen bretón, nacido en 1966. Los dos primeros libros fueron “Misterio en Pont-Aven” y “Muerte en las islas”.

            En esta novela este comisario parisino, que lleva ya cinco años intentando acostumbrarse a las peculiaridades de la Bretaña, acudirá a la zona de Guérande, Gwenn Rann que en bretón significa el “país blanco”,  por su paisaje lleno de salinas. A una de estas salinas acudirá Dupin, siguiendo una pista y lo que se trataba de una simple visita, acabará a tiros y produciéndose más de un asesinato. Al no tener jurisdicción en la zona tendrá que trabajar con la comisaria de la región y ello originará algún que otro choque con su peculiar individualismo en sus investigaciones.

            Debo decir que si los dos primeros libros me gustaron, éste tercero me ha encantado. El estilo de Bannalec es muy atractivo de leer, no sólo por la intriga policíaca, sino también por las descripciones tan pormenorizadas del paisaje que, por un lado, permite visualizarlo de manera atractiva y, por otro lado, lo hace tan atractivo que invita a conocerlo más.  Yo los leo con el google al lado, descubriendo imágenes y historia de las ciudades y paisajes que cita. En esta ocasión, además, habla de las salinas y de todo el proceso de extracción de la sal que resulta muy interesante.  Aparte del personaje del protagonista, perfectamente caracterizado, concienzudo y reflexivo, siempre acompañado de su libreta de notas y de su viejo móvil, hay otros personajes, como los dos inspectores y su secretaria, que se van haciendo habituales. Se han rodado también algunas películas para televisión. Concretamente el viernes pasado emitieron una por televisión.

            No me extraña que, gracias a estos libros, haya crecido el número de turistas en la Bretaña e, incluso, se han organizado rutas turísticas que siguen las aventuras de Dupin. Yo, por mi parte, estoy deseando empezar ya la cuarta novela, ya que estas lecturas me hacen pasar un rato agradable.