Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Junio de 2008.

Artículo del Diario de Cádiz

20080605215301-eljarabedelaalegria.jpg
       Hace tiempo tengo una secreta admiración por los artículos que cada jueves publica Antonio Morillo Crespo en el Diario de Cádiz. Este farmaceútico desde la atalaya de su ciudad natal, la encantadora Vejer de la Frontera, comparte sus reflexiones con los lectores del Diario de Cádiz.  Antonio Morillo ha sido alcalde de su pueblo y diputado por UCD, fue de aquellos que estuvieron secuestrados en el Palacio de Congresos el 23-F. Me gusta su forma de escribir sosegada, no exenta de humor y optimista y especialmente cuando tiñe sus letras del sabor bucólico del entorno rural que le rodea. El artículo que ha publicado hoy  me ha gustado especialmente y me he permitido traerlo a mi blog:
¿Qué es la alegría?
          Alegria es la desbordante manifestación de un niño, alegría es meter un gol en la portería contraria en un partido trascendente, alegría es cuando ¡ por fin! van a tener un hijo, alegría es cuando temiendo lo peor, el médico le dice que no tiene nada, alegría es cuando viene un hijo que se fue y tu le has estado esperando siempre sobre una curva del camino, alegría es cuando amas y eres compartido, alegría es cuando el anciano encuentra compañía en la soledad de su vida, alegría es mirar a los ojos y que a ti te miren con amor en la profundidad del alma de las pupilas... no es la alegría recibir un premio de la lotería, ni sentarte ante una mesa llena de centollos y langostinos, ni los efluvios de una juerga de droga y alcohol, ni el vértigo de una suerte no esperada.

       También existe la paz, la maravillosa paz, el sosiego de estar en un sublime contento interior, que nada tiene que ver con lo que lleves puesto, ni con el dinero del bolsillo, ni de la riqueza que te rodee. Es la paz cuando te sientas frente al mar o contemplas las estrellas, o simplemente admiras un atardecer en la campiña sin parques eólicos ni huertos solares que hieran y maten el paisaje. La paz es a veces hasta mejor que la misma alegría, porque esta se acaba, pero la verdadera paz no.

       Creo que es el mejor tesoro que en la vida podemos tener. No hay nada que pueda valer tanto y además ni se puede comprar ni se puede prestar. Hay caminos dicen los sicólogos, cantar, cantar mucho, hacer deporte, huir del sofá y de su melancolía, hacer y realizar muchas actividades y jamás esperar de la cocaína o del hachís o del alcohol la solución, porque sencillamente te hundirías mas y mas.

      Alegría es, siempre lo he pensado, si hubiera en la botica un jarabe de la alegría. Que pudiera dispensarlo al triste, a la mujer dolida, al desesperado, al solitario en la vida, al que nadie quiere, al que suspira, a la angustiada de tanto sufrimiento.... "mire Vd. se toma una cucharada por la mañana y otra por la tarde y no piense en cosas tristes, sino en recuerdos agradables, a los pocos días se ira sentando bien "... si tuviera el jarabe, ese día el que tendría la alegría, sería yo.

Necesito un papel...

20080607141526-papeles.jpg

...le espetó aquel señor orondo a aquel joven y probo funcionario en su primer día de atención al público

-¿Qué tipo de papel necesita? ¿Un certificado, un justificante, una solicitud...? - le contestó con el aspecto relajado de quien se acuerda todavía del curso de Inteligencia emocional que le dieron para atender a los administrados.

-Un papel es...¡un papel! Me da absolutamente lo mismo- repuso mientras su rostro enrojecía y pareció desencajarse levemente, a la par que unas gotas de sudor perlaban lacrimosamente su frente.

  El funcionario miró a su alrededor, sin saber muy bien que hacer. No le habían preparado para esto, hasta que de un montón de papeles dispuestos para reciclar, titubeantemente, le acercó un folio. Aquel individuó se ls arrancó con gesto desesperado y sin decir palabra desapareció con paso acelerado por una puerta que había al fondo a la izquierda. Entró al interior y mientras se sentaba, con ganado sosiego, pensaba que mucho servicio público en aquella dependencia administrativa pero a nadie se le había ocurrido el reponer el papel higiénico del retrete.




Intermitencias

20080612151953-intermitencias.jpg

     Era la primera vez que en su dilatada vida como guardia civil de tráfico le pasaba algo parecido. Había detenido un coche que circulaba por la autovía, durante todo el tiempo, con las luces de ambos intermitentes encendidas.

            Se dirigió a la conductora, una joven de ojos hundidos y piel nacarada, y cuando le espetó la causa por la que circulaba de esa manera, ésta le respondió:

-Hace un mes murió mi marido y no se puede imaginar la soledad que me desgarra por dentro, hasta el punto de que cuando conduzco me siento acompañada, simplemente, con el sonido de los intermitentes.

            Una imagen de extraña comprensión deslució la inicial severidad de aquel agente de la autoridad, y no supo cómo se escuchó a sí mismo decir:

-¿Y no ha probado a poner un reloj de cuco en el salpicadero del coche?


Sensación

20080615181741-cimg1771.jpg

       Tengo la sensación de que, a veces, no me entero o no me quiero enterar de algunas cosas que ocurren a mi alrededor. No es que no me interese aquello que me rodea, procuro leer, informarme,...pero sí confieso que hay cosas que no me interesan y que por tanto no me aplico en su conocimiento. El otro día al escuchar unos gritos, yendo por la calle, fue cuando me enteré que había alguna competición futbolística, de la que no tenía noticias y en la que intervenía la selección nacional. Nunca he mostrado  ningún interés por estas competiciones, ni he entendido que la victoria de un equipo deba desplegar tal dosis de gritos, saltos, manifestaciones o jolgorios.

         Pasa algo parecido cuando empiezo a plantearme el hecho de visitar algún sitio distinto en vacaciones. Tengo quien intenta convencerme de que este año "hay que ir a la Expo de Zaragoza porque es una vez en la vida". Tampoco comprendo esta dedicación tan acentuada a dicha exposición. En la que las larguísimas colas, el calor de la ciudad del Ebro y el precio, nada barato, de la entrada estarán presentes. Hay tantas cosas que están ahí, que son mucho mayor goce para los sentidos y que sin embargo al no ser tan conocidas, como tantos lugares y paisajes de nuestra tierra, figuran ocultas al no estar de moda.

          Tenía yo estas reflexiones esta mañana  en la playa, a la que he llegado paseando, mientras bajo la sombrilla leía el periódico y mientras la brisa me envolvía, dejaba acariciar mi mirada por el azul luminoso del cielo y contemplaba pasar este barco frente a mí..


De color

20080620234628-negro.jpg

Cuando nazco, soy negro.

Cuando crezco, soy negro.

Cuando tomo el sol, soy negro.

Cuando me asusto, soy negro.

Cuando tengo frío, soy negro.

Cuando enfermos, soy negro.

Y cuando muera, seguiré negro.

 

En cambio tú, amigo,

cuando naces eres rosa.

Cuando creces, blanco.

Cuando tomas el sol, te pones rojo.

Cuando tienes frío, azul.

Cuando te asustas, amarillo.

Cuando enfermas, estás verde.

Y cuando mueras, te pondrás gris.

 

¿Y me llamas a mí "de color"?

 

(Anónimo africano)

 

 


Obstáculo

20080623182334-montanadeoro.jpg

      Te lamentabas que, por primera vez, aparecía un obstáculo en nuestra larga amistad. Eran muchos años sin turbidez ninguna, pero esto no tiene ninguna importancia. Para que te hagas idea te lo expondré con una comparación: el valor de ese obstáculo comparado con nuestra amistad es como enfrentar un grano de arena con esta gran montaña de oro.


"Igualdad"

20080625154520-gemelos.jpg

Leo la noticia de la detención de un inmigrante nigeriano al intentar suplantar a un compatriota suyo en el examen del carnet de conducir. Lo que me resulta más asombroso es su reincidencia, ya que es que es la tercera vez que lo sorprenden intentando reemplazar a otro. Este profesional de los exámenes  aún no se ha enterado de que esa frase tan habitual de que “todos los negros parecen iguales” o “que todos los orientales tienen la misma cara”, encierran más una pereza indentificativa, ante el que es netamente diferente a nosotros, que una realidad. Y de esa pereza identificativa carecen los examinadores de tráfico que son capaces de distinguir que una foto en un carnet, por muchos rasgos africanos que contenga, no coincide con el portador de dicho documento.

 

Quizás es bueno aprovechar esta reflexión, ante ese fenómeno igualitario que nos invade hasta el extremo de crear un ministerio al respecto, no olvidar en medio de esto el inestimable valor de la diferencia. Tenemos que huir de las clásicas generalizaciones: “todos los hombres son iguales”, “la juventud está fatal”,…que indican una cierta experiencia frustrante en quien las pronuncia. Todos tenemos algo que nos hace único, hasta los propios hermanos gemelos, y eso es lo más valioso que tenemos y lo que nos hace atractivo. El problema de mucha gente es que no tienen la capacidad de ir más allá de una mirada superficial y tienen la imposibilidad de descubrir ese brillo interior y único de cada persona, eso que lo hace distinto del resto de la Humanidad..


Preguntas

20080629114459-interrogantes.jpg

        Suele ser la pregunta, la gran manera que tenemos de salir de nuestros interrogantes, ya sean leves o profundos. Por ello las preguntas unas veces son imprevistas, otras estúpidas, otras impertinentes, otras interesadas,...pero siempre curiosas. Algunas veces se emiten temiendo que sean indiscretas, aunque la verdadera indiscreción suelen estar en las respuestas.

         Me ha surgido este post a raíz de escuchar dos preguntas de las que he sido testigo:

- Perdone, pero me da cierta vergüenza, hacerle esta pregunta: ¿Por dónde se llega a Correos? - la pregunta la hacía una joven motorista de casco y moto amarillos donde lucía el logotipo de Correos. Eso es lo que hace que te contraten para un trabajo en un lugar que no conoces.

        Hoy en la papelería donde compraba el periódico, entra un joven adolescente y pregunta: ¿tienen banderas? Respuesta de la dueña un tanto despistada: ¿de dónde?


Archivos

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next