Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Septiembre de 2008.

Un extraño rostro

20080904151417-refje-o.jpg

 

           Durante mis años infantiles cada vez que me miraba al espejo, me sucedía algo inaudito y era que no reconocía ese rostro que me miraba, siempre con su pizca de curiosidad, desde aquel otro lado.  Aquel óvalo coronado de pelos envuelto en remolinos pizpiretos, salpicado de leves cejas, ojos oscuros, con un saliente narigudo y esa boca que ocultaba unos dientes atropellados, me parecía extraña y diferente a todas. Miraba a mi alrededor, a mi familia, amigos y a los que me rodeaban, claro que  los había guapos y perdidamente feos, pero eran caras “normales”. Pasaba un mal rato en esos momentos de contemplación obligada, que procuraba evitar, y reducir a cuando no tenía más remedio y no digamos, si por el azar o la necesidad aquel espacio del espejo lo compartía con alguien. No me podía engañar, de aquellos dos rostros que veía, el otro era totalmente normal.

 

            Esa sensación se me fue acentuando durante la adolescencia, en la que aquellas facciones perdieron sus redondeos infantiles y transformaron sus líneas, descompensándose, angulosamente, con la piel salpicada en granos. Aquello se convirtió en un círculo vicioso, me costaba reconocerme porque procuraba no mirarme al espejo y como no me asomaba no me acostumbraba a mi cara, se me olvidaba y cada vez que la veía era como quien se reencuentra con un perfecto desconocido, al que no se sabe qué decir.

 

            Hasta que llegó el momento en que me llamaron a filas, luego entendí lo de las filas, allí siempre estaba en una fila con alguien delante, detrás a la izquierda y a la derecha. En aquellos momentos de alineaciones aburridas yo seguía observando caras, allí si que las había variadas y de todas las formas y colores…  Debido a restricciones presupuestarias en los servicios del cuartel sólo había dos reducidos espejos para ciento cincuenta soldados que formábamos la compañía, por lo que es imaginable la dificultad y saturación que se originaba en torno a ellos. A la hora de afeitarme con una mirada, al mismo, de sólo 10 segundos retenía mi cara en la memoria y me desplazaba con la cuchilla a otro lado donde proseguía, huyendo de los golpes y codazos que se producían en aquellas aproximaciones al reflejo. Estos esfuerzos de memoria hicieron que al licenciarme ya retuviera mentalmente mi cara, me había habituado a ella y, desde entonces, se convirtió durante todo el resto de mi vida en algo acostumbrado. Ahora, cuando me coloco frente al espejo del peluquero, y me veo al otro lado con ese mandil blanco en torno al cuello ya me siento hasta cómodo. Incluso ese reflejo desvaído de los escaparates se me ha hecho simpático y al levantarme por las mañanas con los ojos semicerrados, yo diría que, en más de una ocasión, esa cara algo más arrugada que la que recuerdo de la mili, me esboza una sonrisa y me devuelve un guiño de cordial complicidad.

 


Daniel Pennac

20080906001600-pennac.jpg

       Daniel Pennac es un conocido escritor francés y profesor de literatura. Si tengo que señalar uno de sus libros, citaré sin duda" Como una novela", un libro delicioso de animación a la lectura, que en menos de doscientas páginas y en un estilo de monólogo desenfadado intenta que el adolescente pierda el miedo a la lectura.

        En el último número de la revista "Qué leer", le hacen una entrevista a propósito de su último libro "Mal de escuela" donde de un modo autobiográfico escribe sobre el sufrimiento que experimentan los malos alumnos. Me ha gustado la respuesta a una de las preguntas que se le hace y por ello quiero reseñarla en este post:

"Los niños acaban confundiendo deseos superficiales con necesidades básicas. La publicidad se dirige a ellos desde que tienen dos años. Si tienen la desgracia de que sus padres sean de los que se dejan estafar por esa propaganda que les asegura que si no les compran un juguete determinado significa que no quieren a sus hijos, la situación puede volverse desastrosa. Yo les tengo que enseñar necesidades fundamentales, como estructurarse mentalmente, aprender a leer y a contar o estudiar las subordinadas. Los deseos del alumno son antagónicos a esta voluntad: los niños de hoy quieren consumir educación a la carta, como quien compra productos electrónicos".




El lazo púrpura de Jerusalén

20080907204556-ellazopurpura.jpg

       El título del libro coincide con el de un especial ejemplar del Corán que el caballero Brian de Lasterra que se dirige a guerrear en las Cruzadas, deberá devolver a los musulmanes. En este viaje que realiza se verá inmerso en numerosas aventuras que tienen como detonante un importante y misterioso robo en la sede de la Orden Templaria en Londres. Una galería de personajes aparecen retratados en las páginas de este libro, unos heroicos, otros despreciables y algunos legendarios. Como en una variada película, veremos paisajes españoles y otros orientales y escenas de inusitada violencia y otras de elaborada ternura.

        Una intriga bien trazada por la escritura hábil de Jesús Maeso, donde se aúnan esas dos características que aparecen en todas sus novelas: un profundo conocimiento histórico y un manejo diestro del lenguaje que siempre permite el aprender e incluir nuevas palabras en nuestro vocabulario.


Estirando los días

20080914195247-cimg2090.jpg

       Soy afortunado al presentárseme la oportunidad, cuando ya hace tiempo que se me acabaron las vacaciones, que en un fin de semana pueda volver a hacerlas presente, como una isleta en la cotidianeidad laboral. Estos días son especialmente gratos porque el tiempo sigue acompañando y, sin embargo, el bullicio veraniego ha menguado mucho.

      He visitado el sur de la provincia de Cádiz y sentido la caricia del Levante, ese viento que hace revivir y adormila al mismo tiempo, aunque afortunadamente eran soportable sus embates y he conocido las ruinas de la ciudad romana de Baelo Claudia, situada casi en el extremo sur de la península, muy cerca de Tarifa.

Esta ciudad nació a finales del siglo II a de C., en su desarrollo pudo influir el comercio con el norte de Africa, sin embargo su principal riqueza fueron sus industrias de salazón del pescado y las salsas derivadas del mismo. La máxima importancia la adquirió en tiempos del emperador Claudio (41 a 54 d.C). Hay un centro de interpretación que permite hacerse una idea de la magnitud de aquella ciudad y luego se puede visitar el conjunto arqueológico y recorrer las calles. Es fácil imaginarse el bullicio en aquellas calzadas y, a la vez, disfrutar del paisaje y del color esmeralda del Atlántico que baña la cercana playa de Bolonia, sin duda, una de las mejores playas de todo el sur.

         Es interesante el conocer algo más aquellos antiguos pobladores de nuestro país. Por aquella zona había muchas fábricas de salazón, de origen fenicio y púnico pero que se desarrollaron con el imperio romano. Además aquellas proximidades al estrecho de Gibraltar es zona privilegiada de pesca gracias a la migración anual del atún que yendo a desovar al Mediterráneo tiene por allí su paso obligado. La pesca del atún en almadraba y su posterior tratamiento de conservación, en salazón fue la causa fundamental de la prosperidad de Baelo. 

            El pescado limpio y troceado, era salado en grandes piletas. Con los intestinos, cabezas, etc, se elaboraba el garum, salsa reputadísima en el mundo antiguo que se mezclaba con vino, aceite, miel... Además de como condimento se usaba con fines curativos. 

               Aquel lugar y aquel paisaje son dignos de conocer y visitar.


El nuevo

20080916153341-parejilla.jpg

 

-Hola ¿tú eres nuevo?

-Hola, creo que sí.

-¿Cómo que crees que sí?

-Sí, soy nuevo. Perdona es que ando todavía un tanto despistado.

-No te preocupes, suele pasarnos a todos al principio. Soy Cristina.

-Encantado, yo Adolfo. ¿Llevas mucho tiempo aquí?

-Sí, llevo ya bastante.

-Si te digo la verdad, no tenía muchas ganas de venir. Ya sabes, cualquier cambio que hacemos nos supone siempre una crisis. Y luego, me imaginaba esto tan aburrido…

-Ya verás como no, en seguida te adaptarás y lo pasaremos bien. Aquí, a cada momento, descubres algo nuevo.

-Uf, ¿qué me pasa? Me sucede algo extraño…

 

            Cristina se quedó sola, de pronto, y no pudo evitar un gesto de fastidio, mientras mentalmente musitaba: te esperaré…

 

-Enhorabuena doctor, he llegado a pensar, en algún momento, que habíamos perdido al paciente. ¡Ha logrado revivirlo!

 


Nido vacío

20080918203342-nidovacio.jpg

      Siempre me ha gustado especialmente la novela policíaca, especialmente cuando se trata de series en que el autor, en este caso autora, a medida que avanza la serie va perfilando de tal manera a los personajes, que se nos van convirtiendo en viejos conocidos a los que gusta reencontrar. 

       En este caso tenemos a ese personaje cuarentón, Petra Delicado, inspectora de policía que va haciendo de narradora de la historia y mostrándonos, incluso, sus facetas más íntimas. Su inseparable compañero de aventuras es el subinspector Fermín Garzón. Cuando lo leo no puedo dejar de imaginarme aquella serie televisiva protagonizada por Ana Belén y Santiago Segura. Es lo que tiene la imagen que ya dirige los personajes imaginados de la novela a retratos reales.

En este caso a Petra Delicado una niña le roba el bolso en un centro comercial, éste le es devuelto pero ha desaparecido su pistola. Una pistola que pronto será la protagonista de algunos asesinatos. Con pocas pistas empiezan a moverse y una trama de inmigrantes ilegales hará su aparición en un ambiente sórdido en el que nuestros personajes se verán envueltos y les influirá en sus vidas personales. 

No hay comentarios. Comentar. Más...

Desprendiéndose de la silicona

20080919220833-pareja-oscura.jpg

 

           Se había  dilatado en el tiempo la preparación de aquel ansiado momento. El notaba cómo sus formas iban adquiriendo firmeza ceñidas por el revestimiento de la silicona que lo envolvía.

            Ella lo admiraba deseosa, sin atreverse a tocarlo…todavía. Su mirada disfrutaba con aquel cambio que lo hacía tan ardiente. Un silencio de cristal invadía el aire.

            Al fin, la impaciencia de Ella contagió a sus dedos, inquietos y levemente torpes, que se acercaron a Él, quien se mantenía imperturbablemente estático. Con sumo cuidado y con todo un dechado de habilidad, lo desprendió de aquella vestimenta de silicona, dejando toda su piel al descubierto y a merced de su mirada golosa. El calor que irradiaba llegó hasta Ella, quien ya no pudo aguantar más y lamiendo, con la punta de la lengua, las comisuras de sus labios acercó su boca hasta Él.

            Hincó sus dientes y le arrancó un trozo, su lengua ardió por un instante pero, a pesar de eso, pudo saborear el sabor exquisito de aquel bizcocho, que acababa de hornear en el recién estrenado molde de silicona.

 


¿Soñando?

20080921182401-cerrandoojos.jpg

             En cuanto notó el tacto acogedor del colchón sobre su espalda cerró los ojos.  El día le había resultado agotador y lleno de emociones. Había estrenado hoy un coche nuevo y había recorrido en él, lugares totalmente desconocidos. Y, además, se había encontrado a uno de su edad, al portador de los más hermosos ojos verdes que nunca había visto. Entrecerró los párpados para pasar revista a tan maravilloso día, pero cosa curiosa, todas las imágenes del día se le aparecían en blanco y negro, salvo en ese punto en que el verde esmeralda de aquella mirada inolvidable asomó frente a ella.

            En ese momento la puerta se abrió, apretó sus ojos y unas manos fuertes tras acariciarle levemente el rostro le arroparon con la manta. Aquel hombre descalzo, salio sin hacer ruido, entornando la puerta.  Se alegró de que su hija no se hubiera enterado de su presencia, se ponía insoportable cuando se despertaba por la noche, y es que tenía que estar cansada. Era el primer día que la habían sacado a pasear en su cochecito de bebé.


Crisis económica

20080925153728-crisis.jpg

(Dibujo de elbúcaro)


Ni lo intentes

20080927210856-cimg2149.jpg

  Si quieres cambiar de actividad y viajar hasta el sur de la península, concretamente a Cádiz. Si quieres aprovechar que este fin de semana, a pesar de las predicciones, no está cayendo ni una gota. Si te acercas al Castillo de Santa Catalina y tras contemplar ese paisaje único de la playa de la Caleta, te gusta la pintura de Sorolla y sus contemporáneos y quieres ver la exposición que hay en su interior:

¡¡NI LO INTENTES!!

       ....desde ayer viernes a las 14,30 la exposición está cerrada por un fallo en el aire acondicionado. ¿Tan difícil es encontrar a alguien que lo repare, durante el fin de semana, y evite paseos inútiles hasta el interior del Castillo a todos los que nos acercamos con la intención de ver esa muestra artística?


Tarta de queso

20080930230342-cimg2137.jpg

       Una receta sencilla para cocinar una tarta de queso, que sale rica y se hace en poco tiempo.

 

Ingredientes:

-4 yogures de limón

-8 cucharadas de azúcar

-2 cucharadas de maizena

-140 g de queso fresco

-2 huevos

 

Preparación:

-Batir todo

-Precalentar horno y ponerlo a 180 de 46 minutos

-Comprobar que está hecha si al pinchar con un palillo éste sale seco.

-Cubrir con mermelada de fresa

     Aconsejo un molde de silicona, esto evita que haya que untarlo con harina y mantequilla para que no se pegue y además hace que se le desprenda de manera sencilla.

 

 


Archivos

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next