Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Julio de 2010.

El primer día

20100701174243-vacances.jpg

          Tras diez meses, a modo de un larguísimo embarazo, al fin llegó este día tan esperado. Durante este tiempo ha habido de todo: expectación, ilusión, sofocos, desesperación, afonías, noches sin dormir, sonrisas, desánimos, dudas, lágrimas, sosiego… Siempre les quedará la incógnita de si tanto esfuerzo valió la pena, aunque cuando miran atrás no les cuesta trabajo darse cuenta de aquella antigua semilla, que en otras tierras se plantó, cómo hoy ha dado su fruto. Ha sido un tiempo sobre todo de relación humana, de saber buscar las vueltas para despertar y azuzar eso que llevan dentro. A veces  el camino ha sido fácil en otras ocasiones tan penoso como si se subiera una gran pendiente y en esta última semana, desesperados, sumidos en las dudas de última hora  y en la burocracia administrativa. Hubo momentos en que, incluso, la tentación de tirar la toalla fue más acentuada de lo habitual. Cuando comenzaron en ello siempre supieron que no sería fácil, aunque la ilusión que los empujaba estaba dispuesta a saltar por los mayores obstáculos. El tiempo transcurrido matiza las ilusiones aunque, a cambio, afina las armas de la experiencia,

             Hoy al fin, empiezan las tan envidiadas como necesarias y merecidas vacaciones de los admirados enseñantes. Ojalá que sea un buen momento para recuperar esas fuerzas necesarias que nuestros hijos, en septiembre, agradecerán.


La cúpula del mundo

20100704173018-libro-2.jpg

     En su última novela Jesús Maeso, con esa deleitante prosa a la que nos tiene acostumbrado, nos introduce en la corte del rey Alfonso X el Sabio.

      El rey Alfonso aspira a convertirse en emperador y entre las alianzas que realiza hay una con el rey Haakon de Noruega, por la que éste envía a su hija para casarse con uno de los hermanos del rey. El protagonista de la historia no va a ser el rey sino Beltrán Sina, un médico de almas (sicólogo), que formará parte de la expedición castellana que irá a Noruega a traer a la corte a la princesa Cristina. En este ajetreado viaje de ida y vuelta tardará más de un año, en el que llegará a enamorarse de la princesa. Una hermosa historia de amor imposible, que atraviesa toda la narración, porque en aquellos tiempos la relación entre una noble y un plebeyo podía conducir a éste inexorablemente a la muerte. No fue el caso de Beltrán, aunque si estuvo preso de las terribles mazmorras del rey de Granada.  Las intrigas se suceden no sólo a nivel cortesano, sino a nivel internacional y caudales de oro circulan buscando apoyos políticos.

      Los sustantivos empleados por el autor enjaezados con variedad de adjetivos, son muy capaces de revivirnos el ambiente de la Edad Media y hasta parece escuchar los cascos de los caballos que se nos acercan. Esta historia amorosa, intrigante, aventurera con visos de histórica, no puede por menos de atrapar en su lectura.

No hay comentarios. Comentar. Más...



Rarezas

20100708180452-sudafrica-2010-primerolonuestro-radio-com.jpg

   Como todo el mundo tengo unas ciertas rarezas que me acompañan habitualmente en mi vida cotidiana. Hay épocas en que deben estar más acentuadas y circunstancias en las que no soy ni siquiera consciente de ello. Ayer fue una tarde de esas. Al llegar la tarde salí a pasear por una playa insólitamente solitaria, disfrutando de los mil colores del ocaso e incluso del viento que creaba pequeños remolinos de arena y peinaba la superficie del mar.

       La consciencia de mi rareza vino esta mañana, cuando todo el mundo comentaba un  partido de fútbol que hubo ayer y del que no vi nada. ¿Es posible que no vieras el partido? Pero si en mi casa todos saltábamos con los nervios, me decían señalándome con el dedo, como si acabara de aterrizar del platillo volante, llegado de otro mundo interestelar. Me miraban con cara rara, porque esas teóricas vibraciones que produce no habían surtido efecto alguno sobre una sensibilidad que debía tener atorada.

            Luego fue al ver las noticias, toda la pantalla se llenó de rojo y no había más noticias en nuestro país. Gente que se había lanzado a la calle a jalear con otros ese gol. Y a algunos que vaticinando el sesgo que puede dar a sus vidas el que España sea campeona del mundo, ya decían que se iban a rapar la melena ¡¡¡!! si se conseguía.

               Ante tanta rareza estuve tentado de acudir a un especialista, para decirle que no me gustaba el fútbol, si tenía solución. Aunque por otro lado cuando lo pienso fríamente, sigo concluyendo que gane o pierda, a mí me van a seguir descontando de mi nómina, la crisis seguirá (incluso con menos dinero por todo lo que nos estamos gastando allí) y que mi alegría me gusta demostrarla de otra manera que con gritos y saltos y no uniéndome a un jolgorio colectivo que no me parece que sea demasiado razonable. Otro tipo de logros celebraría yo más en nuestro país que ser más hábiles que el resto jugando a la pelota. Vale, respeto al que le gusta el fútbol, a pesar de que ciertos ruidos y estruendos rasguen la noche con más contaminación acústica de la soportable, pero, por favor, respétenme a mí y no se sientan molestos si el domingo, a la hora de la final, me observan paseando solitario por la playa, disfrutando con la contemplación del mar.


Mientras...

20100712105631-cimg4353.jpg

...todos esperaban que entrara el gol, yo esperaba que entrara el sol. Total, de gol a sol no hay tanta diferencia, sólo una letra.


Arráncame la vida

20100716210146-arrancame-la-vida.jpg

   Novela escrita por la escritora mejicana Angeles Mastretta y que fue llevada al cine en el año 2008. Con su prosa siempre fluida y envolvente la autora nos cuenta la historia de Catalina quien se casa con el general Andrés Ascencio, quien va ascendiendo en la vida política mexicana y ella va despertando a una vida de pasión y lujo. Ella va descubriendo que teniendo tantas cosas materiales carece de ese soplo necesario de aire fresco que hace posible que la vida valga la pena vivirla. De la mano de Catalina y en forma de monólogo nos va conduciendo por una historia bien urdida que tiene ingredientes de todo tipo.

"Emilito volvió con Georgina Letona, que le perdonaba todas y le había aguantado un noviazgo de ocho años. Era bellísima y lo quería como una boba. No recuerdo a nadie con sus ojos. Tenía las pestañas apretadas y oscuras, unas cejas como dibujadas y en el centro dos bolsas color miel idénticas al pelo que le caía hasta los hombros. Nunca la oí carcajearse: sonreía. Enseñaba los dientes pequeños y parejos bajo los labios abiertos con una espontaneidad que daba envidia.

   Lilia y yo los encontramos una vez caminando por Reforma cogidos de la mano. Cuando estaba con ella, Emilito perdía el gesto de idiota con que lo recuerdo".

No hay comentarios. Comentar. Más...

Si vas a Salamanca...

20100723185230-cimg4475.jpg

...desde el sur y en coche, la autovía de la Plata es una buena opción, una buena y tranquila carretera. Las áreas de servicio son más bien escasas, aconsejo la salida 730 cerca de Monasterio al pie de la misma.

...como alojamiento aconsejo el hotel que hay en la calle Álava nº 8. Muy fácil de llegar con el coche y dispone de aparcamiento. Lo suficientemente lejos para que no moleste el bullicio del centro y lo suficientemente cerca, unos ocho minutos, de la plaza Mayor.

...ponte unos zapatos cómodos y disponte a andar y a asombrarte en cada rincón.

...el arte y la historia de sus monumentos te transportarán a otro tiempo, es una ciudad donde se puede soñar sin temor a que te rompan los sueños. Y no te olvides de conocer las leyendas que aderezarán el conocimiento y hará que permanezcan los monumentos en la memoria.

...y te gusta la literatura, te podrás topar con el Lazarillo de Tormes, evocar en un hermoso jardín los amores de Calixto y Melibea, sentarte en el café Novelty junto a Torrente Ballester, conocer la plaza en la que nació y vivió Carmen Martín Gaite, recorrer a paso lento los rincones por donde paseaba Miguel de Unamuno, detenerse ante la casa de Antonio de Nebrija o traspasar el aula de Fray Luis de León y en el silencio, aprovechar cuando no haya turistas, escucharle decir "como decíamos ayer..."

...infórmate por internet de los horarios y visitas gratuitas, dependen del día de la semana, de los distintos monumentos, lo que puede suponer un sensible ahorro. Por ejemplo la Universidad es gratis los lunes, la catedral vieja es gratis los martes (hasta las doce de la mañana).

...y quieres llevarte "recuerdos" gastronómicos no te olvides del hornazo y de las raquetas.

...el paseo en el tren que sale de la Plaza de Anaya te dará una visión global del casco histórico y de algunas de las cosas que puedes ver.

...todo el mundo te hablará y conoce la rana, que la verás hasta en la sopa, pero poca gente conoce la tortuga pequeña que está en la puerta de metal, hoy un restaurante, que hay bajo la casa de las Conchas.

...si pasas por los mismos sitios a distintas horas, la luz del sol jugueteando con las piedras te hará ver escenas muy diferentes. Sobre todo no te pierdas el color de la piedra al atardecer o iluminadas en la noche.

...piérdete por las orillas del Tormes, cruza por debajo del puente romano y deja a las aguas del río que te hablen.

...no intentes ver todo, porque cuando vuelvas a ir siempre encontrarás cosas nuevas que ver y admirar.

...ten cuidado porque como dice en el licenciado Vidrieras de Cervantes, "enhechiza la voluntad de volver a ella a todos los que de la apacibilidad de su vivienda han gustado".


Abducido?

20100723233057-cimg4406.jpg

    Logré resistir las discusiones futbolísticas en plena esfervescencia del Mundial del fútbol. No vi ni un solo minuto de los partidos, durante la final entre España y Holanda estuve paseando por la orilla del mar. Entonces, me pregunto ¿qué hago yo, aquí, en la plaza Mayor de Salamanca, escuchando, aplaudiendo y homenajeando a Vicente del Bosque? ¿Habré sido abducido por alguna extraña fuerza?


El blog del inquisidor

20100725144831-el-blog-del-inquisidor.jpg

   Un libro diferente a lo que tengo acostumbrado leer de Lorenzo Silva, en el que internet tiene un papel fundamental, ya que gran parte del libro es usando el género literario del chat, que recuerda a aquellas obras de teatro donde sólo había diálogos. La diferencia respecto al teatro es que en estos diálogos es fundamental el uso del ordenador y otra cosa fundamental: los interlocutores están muy distantes en el espacio y no se ven los ojos... 

    Una historiadora escocesa encuentra un blog en internet que se llama Cuaderno del inquisidor. Habiendo investigado sobre el Tribunal del Santo Oficio este blog le llama la atención. En él se hace referencia a un proceso acaecido en el siglo XVII. Ella se pone en contacto con el autor y entre los dos, manteniendo las distancias, se establece una cierta corriente de simpatía.

    Aunque a veces el lenguaje se hace complicado por el uso de términos poco habituales y del ámbito judicial, la historia llega a enganchar.

"Busqué una historia ajena porque no tengo la naturalidad que tú tienes para hablar de mis propias cosas. Un día me dijiste que eso quería decir que me avergonzaba de lo que había sido o había hecho y no te lo negué. Es una de las razones que me mueven a ser reservado con lo que a mí se refiere y a preferir ocuparme de las andanzas de otros. Pero no la única. Quizá tampoco la principal. Podríamos discutir qué sentido tiene contar una historia: mal mirado no es más que gastar o perder el tiempo, limitado, que podamos destinar a vivir."

No hay comentarios. Comentar. Más...

Lamento póstumo

20100727215316-llorando.jpg

"Se nos va la vida", decías mirándome

debajo de un naranjo y del azul del cielo.

Tus labios oliendo a azahar

invadieron de besos,

jugosos y mágicos, llenando de caricias

nuestro primer encuentro.

 

Tus manos fuertes se asieron a las mías.

Me tragaban tus ojos lanzándome destellos

y brotaron mil sensaciones

que pensé ya durmiendo.

El adiós esperado, que separó destinos

se convirtió en eterno.

 

Rendido por tu ausencia, frente al mármol,

lloro solitaria ante los crisantemos.

Arrepentida de temores

y de todos mis miedos,

porque no conseguí saltar, lanzándome al vacío,

para decir ¡te quiero!


Leyendo

20100728124329-20070604070705-sleppless-tiago-da-fonseca-bedtime021.jpg

     Contra lo que suele ser habitual, no es el verano la época en la que más leo. Me resulta más sencillo durante la rutina laboral del curso, encontrar ese rato, tan necesario como sosegante, para introducirme en la lectura de un libro. Raramente suelo leer sentado en un sillón. Si el libro es para trabajar prefiero hacerlo sentado frente a una mesa y con la mano derecha armada con un bolígrafo y si es para leer hay una hora durante el día en que me gusta especialmente. Es la hora de Vísperas, ese momento en que la luz declinante del sol deviene en trémula y el duro esfuerzo del día parece sosegarse y volverse sobre sí mismo. Desciendo la persiana de mi dormitorio a media altura y dejo que el sol juguetee con las rendijas, mientras me tiendo en la cama y saboreo el descanso horizontal en mis piernas. Alzo mi cabeza con una almohada, me pongo las gafas de cerca y abriendo el libro dejo que mis ojos persigan sus líneas, casi amorosamente, hasta que la luz natural se ausenta y los primeros sonidos de la noche murmullean al otro lado de la ventana. Me levanto, entonces, con esas nuevas fuerzas que dan las letras, dispuesto a dar ese último impulso a lo que queda de día, antes de dejarme vencer por el cansancio de toda la jornada.


Nunca imaginé...

20100731144149-guerra-y-paz.jpg

...que fuera a leer "Guerra y Paz" y que ni tan siquiera quedara atrapado por sus letras. Es ese típico libro del que todos hemos oído hablar y hemos visto escenas de una serie o de una película y pocos, sin embargo, han leído. Claros prejuicios me hacían intuir que por muy buen escrito que pudiera estar, aquellos salones de bailes rusos y el sonido de los cañones de Napoleón, no me iba a hacer demasiada gracia.

   Pero ha habido algo que me ha animado a ello, una iniciativa que ha tenido el programa El Público de Canal Sur Radio, el más escuchado en la radio andaluza en la franja vespertina, que ha propuesto una lectura colectiva  de este libro, para conmemorar el año de Tolstoi. A mí me ha parecido una iniciativa interesante, esa especie de "solidaridad" literaria con muchos lectores a la vez, que estamos refrescando el verano mediante esta lectura común. También se hace eco Facebook de ello e indica una dirección  de correo a la que se puede escribir, los que hayan iniciado esta aventura, enviando su número de móvil, para concentración de otoño que quiere realizar el programa con todos los lectores.

     Si alguien se anima, aún hay tiempo. Hay ediciones de precios muy económicos en las librerías de ocasión. La que yo tengo tiene una letra enana de 630 páginas, ya he pasado leyendo la barrera de las trescientas.


Archivos

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next