Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Mayo de 2010.

Aurora Boreal

20100506213854-auroraboreal.jpg

       El cadáver de un célebre predicador es encontrado asesinado en el impresionante templo de la población de Kiruna. La policía busca indicios inculpatorios en Sanna, la hermana del asesinado, quien se esconde y llama a su antigua amiga la abogada Rebecka Martinsson que es abogada en Estocolmo, a quien cuyo viaje le servirá para reconciliarse con el pasado.

    Libro de título sugestivo de la escritora sueca Asa Larsson. La trama, aunque atractiva, no me ha acabado de enganchar y me ha costado el terminar este libro, que llevaba tiempo queriéndolo leer. Me han atrapado más otros relatos policíacos suecos que he leído últimamente.


Un trabajo casi arqueológico

20100514223529-escribiendo.jpg

 

                Raúl regresó preocupado del colegio por el trabajo que le había mandado su profesor. Ya le habían avisado que al llegar a Secundaria las tareas se hacían más complicadas, pero no imaginó que pudiera ser tanto.  En cuanto merendó entró en su cuarto encendió el flexo y sacando el portátil con el que trabaja en clase, se conectó a la web de la clase donde estaban desarrolladas las instrucciones del trabajo que tenía que realizar.

                Tenía primero que buscar a un amigo, buscó en su lista de cuatrocientos amigos del Tuenti y pasó un rato hasta decidirse. Sobre un folio fue esbozando entre inspiraciones personales y búsquedas de Google aquello que se le fue ocurriendo. Le costó trazar letras sobre el papel y le vinieron recuerdos de sus ya casi ancestrales clases de caligrafía. ¡Qué esfuerzo le llevó rellenar una página de un folio! Luego sacó aquel papel doblado y amarillento que le había costado recorrer tres librerías hasta encontrarlo y que le llamaban sobre.  Puso el nombre de su amigo y debajo unos códigos extraños que no sabía de dónde salían pero que había que ponerlo. El papel lo metió en el sobre que cerró pegándolo con la lengua, no supo por qué le gustó ese gesto.  A continuación puso el sobre junto al pc, entró en el programa de correo electrónico y le dio a “enviar”.  Algo había hecho mal porque aunque reiteró ese gesto varias veces, el sobre seguía allí.  Solamente al profesor de Lengua se le podía haber ocurrido una cosa tan complicada, para comunicarse, como ésta que se hacía antiguamente y a la que llamó “escribir una carta”.

 




Cuentos alígeros (2)

20100516210015-cuentos-aligeros.jpg

    Ya hablé de este volumen cuando me anunciaron que uno de mis microrrelatos iba a ser publicado en él, pero ahora ya lo tengo en mis manos. Siempre es grato encontrar las ideas, que salieron de dentro de uno, aterrizadas en forma de letras negras sobre una página blanca de papel y sabiendo que van a llegar a todo aquel que abra este libro y se sumerja en su interior.

     Este libro de la Editorial Hipálage es un libro vivo, el género del microrrelato es ágil y el hecho de que sean trescientos veintisiete personas distintas las que han plasmado algo de sí, hace que los relatos tengan una gran variedad, como un gigantesco fresco creado por pinceladas muy diferentes. Es posible abrirlo por cualquier sitio, el texto con el que nos encontremos,sea de dos lo de treinta líneas siempre tiene su final más o menos redondeado. A mí me ha pasado que me ha enganchado y cuando me ponía a leer y terminaba uno de ellos, tenía que pasar al siguiente a ver si la nueva aventura que me proponía era más apasionante que la acababa de leer.

No hay comentarios. Comentar. Más...

Azuzando a las musas

20100523185053-mariquita.jpeg

Hoy he estado sacando cosas, primero las chanclas de goma del armario envueltas en ese polvo invisible de los meses y segundo mis piernas blancas de los pantalones para brindarlas a la mirada del sol. Crema bronceadora que poco a poco va cubriendo toda esa piel que expongo al aire, una butaca de playa y un libro que leído bajo un cielo azul parece contar la historia de otra manera.

                Ha sido el primer día de playa. La piel parece desprenderse de esa pátina grisácea a la que le condenó el crudo invierno, que hemos tenido este año y empieza a abrirse a las distintas sensaciones que me van envolviendo. La brisa me inunda por entero en caricias sedosas que me hacen sentir a gusto. El rumor de las olas va sosegando hasta los últimos ápices de nerviosismo. El calor me embriaga en sensaciones placenteras. Mientras mi mirada, distraída de vez en cuando, de las páginas del libro se posan unas veces dejando mecerse por las ondas marinas, otras siguiendo las huellas de la gente que va caminando por la orilla sin un destino concreto. No es extraño que todo ese cúmulo de impresiones azuce a las musas que también andan perezosas y sean capaces de crear en mi cabeza variadas historias. Todo lo que me rodea me ayuda a tener unos instantes de felicidad.

                ¿Todo? Bueno, casi todo…porque en un determinado momento y columpiadas en el viento de levante, multitud de mariquitas hicieron su entrada en la playa y harto de sacudirme aquellos objetos voladores e identificados, cogí mis aperos y me vine para casa.

No hay comentarios. Comentar. Más...

Contra el viento

20100528204300-cimg4095.jpg

        Esta semana he aprovechado lo que se alargan los días, para caminar por la tarde en la playa. Hoy he vuelto a ir a pasear, a pesar de que era uno de los escasos paseantes envueltos en un fuerte viento de poniente. El poniente en nuestra zona es frío, todo lo contrario que el levante. Ha sido una sensación agradable la de caminar contra el viento, observando las palmeras del paseo marítimo curvadas como haciendo educadas reverencias, la arena dibujada de ondas que quebraban el paso de mis huellas y el mar convertido en un hisopo gigante que me salpicaba de agua salada mientras me hablaba de todo y de nada, a la vez.

          Ese esfuerzo creciente contra el viento valió la pena y disfruté mucho del paseo, sobre todo cuando al dar la vuelta sólo tuve que izarme en sus brazos invisibles y cómodamente me trajo hasta el punto de partida.


Saludo matutino

20100530141957-dsc-0113.jpg

      Esta mañana al abrir la persiana, descubrí a esta hermosura que me saludaba sin ruidos desde el otro lado de la ventana.

No hay comentarios. Comentar. Más...

Los ojos amarillos de los cocodrilos

20100530204520-libro-ojoscocodrilo-090410.jpg

     Siempre me han llamado la atención los cocodrilos como personajes literarios, por eso me llamó especialmente el título de este libro de la escritora francesa Katherine Pancol . No tenía idea de qué iba, pero después de leer sobre él me atrajo el leerlo y una feria del libro fue una excusa para comprarlo.

      Empecé a leerlo y en pocas páginas me quedé atrapado por esa historia de personajes grises, cotidianos y en el fondo sufrientes, pero que tremendamente vivos por dentro. Poco a poco la vida logra despertar lo que  logran encontrar la manera de vivir la vida y no simplemente sobrevivir. Más de quinientas páginas en una historia que de aparentemente cotidiana se hace corta. Un libro que deja un buen sabor de boca.

      Cito una frase de Paul-Émile Victor que pone la autora en su página web, porque me ha gustado especialmente: "Vivre, c'est se réveiller la nuit dans l'impatience du jour à venir, c'est s'émerveiller de ce que le miracle quotidien se reproduise pour nous une fois encore, c'est avoir des insomnies de joie." (Vivir es despertarse por la noche con la impaciencia del día que está por llegar, es maravillarse de que el milagro cotidiano se reproduzca para nosotros una vez más, es tener insomnios por la alegría).


Archivos

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next