Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Noviembre de 2011.

La inutilidad del sufrimiento

20111107214855-la-inutilidad-del-sufrimiento.jpg

    Un libro que intenta ayudarnos, sobre lo que dice, la inutilidad del sufrimiento. A partir de su experiencia en casos reales, la sicóloga María Jesús Álava nos va dando ideas para aprender a vivir de una manera más positiva la vida de cada día. 

     Me ha gustado la forma de plantear las ideas y, sobre todo, de como las ha ido articulando ordenadamente lo que incita y facilita el leerlo. Hay muchas cosas que ya sabía, pero que no viene nada mal que te las recuerden y otras que me han hecho reflexionar. Una de las cosas que he concluido es que  podemos sentirnos bien a pesar de que nuestras circunstancias no sean buenas. De hecho las mismas circunstancias hacen que distintas personas reaccionen de forma muy distintas. Nuestra mente es fundamental para que nos sintamos bien. El penúltimo capítulo son estrategias para dejar de sufrirr y prepararnos para la vida.

       Para quien le apetezca el mirarse un poco por dentro puede ser un libro apetecible, que ya va por la 38 edición.


Novela enigma, detectivesca, negra y policial

20111113203428-marta-sanz.jpg

     A esas horas de ayer sábado, en las que mucha gente aún dormía, se inició en la Fundación Caballero Bonald un interesante curso sobre la novela negra impartido  por la escritora Marta Sanz. Con tono erudito y ameno a la vez, en un ambiente que no tardó en sentirse agradable. Nos condujo a través de algunos de los grandes autores de este tipo de novela que al principio era más bien novela enigma, entre otros: Edgar Allan Poe, Wilkie Collins, Conan Doyle, Agatha Christie… Y nos citó algunas de sus obras y sus características principales.

            Nos enfrentó dos arquetipos dectetivescos muy diferentes como Sherlock Holmes (Analítico y que busca detalles objetivos) y Maigret (sintético y que busca captar los móviles ocultos de los personajes). Nos desafió en unos minutos a construir el arquetipo de un personaje detectivesco y a ello nos afanamos con algún que otro resultado. Habló de libros imprescindibles de leer y de las distintas visiones influidas socialmente o no de algunos autores.

            Terminó hablando de que el género negro es uno de los mejores ejemplos de la teoría de la intertextualidad, está relacionado con la novela enigma, influenciado también por la literatura de prestigio y con una gran relación con el cine.

            Una mañana en la que nos sumergimos gratamente en las palabras con la ayuda de Marta aquel grupo de amantes de las letras que allí nos encontrábamos.

No hay comentarios. Comentar. Más...

Las huellas imborrables

20111117205722-las-huellas-imborrables-9788415120292.jpg

     Quinto libro de la escritora sueca Camilla Läckberg y con el que poco a poco se va haciendo un hueco en mis gustos literarios. Sus personajes van evolucionando desde su primer libro: La princesa de hielo. No sólo sus protagonistas, Erica y Patrik, sino todo ese grupo que se mueve en torno a ellos y que en cada libro van quedando, cada vez, más perfiladamente caracterizados.

     En esta ocasión los asesinatos en poco tiempo de dos ancianos, conducen a una antigua y oscura historia, que ocurrió en aquel mismo lugar sesenta años antes. Una de las protagonistas fue la madre, ya fallecida, de Erika, con lo que ella se dispone de forma especialmente activa a intentar averiguar lo que ocurrió. Patrik se toma el descanso de paternidad para ocuparse de su hija pequeña, pero le cuesta estar ajeno a su habitual trabajo policial y hace más de una visita a la comisaría llevando a su hija.

     Para mí, hasta ahora, el que más me ha gustado de toda la serie. Conduce la trama con habilidad a pesar de narrar dos épocas diferentes y con esa habilidad para cambiar de escenario en los momentos más emocionantes, lo que en ocasiones puede poner nervioso al lector, pero a la vez dilata la intriga.


No abras los ojos

20111124111002-0-portada-no-abras-los-ojos-w.jpg

    Sigo leyendo novela negra, en esta ocasión la segunda novela de John Verdon que repite el éxito de su primera aparición en el mundo de las letras: Sé lo que estás pensando. Vuelve a repetir protagonista el policía retirado, David Gurney, que teóricamente dedicado a la placidez de la vida campestre, junto con su esposa Madeleine, es incapaz de sustraerse al interés cuando se le plantea un caso de homicidio.

      El protagonista, que no llega a la cincuentena, nos es presentado como un hombre con una atormentada vida interior, que quiere a su esposa, pero con la que parece tener más una relación de frases desencontradas que de complicidad cercana.  Su mente es ágil y se dispara cuando no entiende los por qués de un caso de asesinato y no la deja descansar hasta que llega hasta el final. Dos líquidos le son imprescindibles para seguir con su actividad investigadora: el café y el agua.

En este caso es el asesinato de una joven durante su boda el que atrae su atención. La policía parece tener claro cómo se ha cometido el asesinato y quién ha sido el asesino, pero les resulta imposible saber por dónde escapó. Cuando Gurney empieza a investigar el crimen, se da cuenta que no es tan sencillo como parece y tras ese crimen hay una historia mucho más truculenta de la que se pudiera imaginar.

"La idea de que el asesino de Jillian, estuviera relacionado con su caótico pasado, un pasado común con Héctor Flores, le hacía sentir que estaba pisando suelo firme y que estaba siguiendo una dirección prometedora en la cual insistir con sus investigaciones. La presentación ritual del cadáver, con la cabeza cercenada situada en el centro de la mesa de cara al cuerpo, constituía una declaración retorcida que iba más allá del simple homicidio".


Vacaciones otoñales

20111125232440-cimg5308-614x461.jpg

   Como tenía todavía unos días de vacaciones de este año, las he cogido a finales de noviembre. Da gusto romper el ritmo habitual del trabajo y dejar que la mente se solace en cosas más agradables. He pasado un día en Cádiz y disfrutado de ese contraste de las calles bulliciosas, que no suelo ver en la cotidianeidad de mi despacho rodeado de papeles. He aprovechado el buen tiempo y paseado junto al mar y me he dejado acariciar por el sol, descubriendo que estos pequeños ratos son de los que se pueden etiquetar con un letrero que ponga: felicidad.


Archivos

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris
Plantilla basada en el tema iDream de Templates Next